Buenos Aires. El príncipe heredero al trono de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, aterrizó este miércoles en Buenos Aires para participar en la cumbre de líderes del G-20, reportó la televisión estatal argentina, en una visita marcada por la controversia por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

El grupo de derechos humanos Human Rights Watch pidió este lunes a Argentina que aplique una cláusula de su Constitución sobre crímenes de guerra para investigar la presunta implicación del príncipe en posible crímenes contra la humanidad en Yemen y en la muerte de Khashoggi.

El asesinato de Khashoggi -columnista del diario The Washington Post y crítico del príncipe heredero- en el consulado de Riad en Estambul hace seis semanas tensionó las relaciones del reino con Occidente y golpeó la imagen del príncipe Mohammed en el extranjero.

Arabia Saudita afirma que el príncipe, gobernante de facto del país, no tuvo conocimiento previo del crimen.

El príncipe Mohammed llegó a Buenos Aires procedente de Túnez, donde hubo manifestaciones en las que le acusaron de asesino por la muerte de Khashoggi.

Las naciones occidentales también piden el fin de la campaña militar liderada por los saudíes en la vecina Yemen, que fue lanzada por el príncipe Mohammed, ante el empeoramiento de la crisis humanitaria.

La cumbre de líderes del G-20 comenzará este viernes.