Moscú. Rusia se opone al retiro de Estados Unidos del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) y responderá "de forma apropiada", declaró este miércoles el presidente ruso, Vladimir Putin.

"En apariencia, nuestros socios estadounidenses creen que la situación ha cambiado tanto que Estados Unidos debe tener ese tipo de armas. ¿Cuál es la respuesta de nuestra parte? Simple: también las tendremos", dijo Putin a los reporteros.

El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, dijo este martes en conferencia de prensa en Bruselas que su país suspenderá sus obligaciones bajo el Tratado INF en 60 días a menos que Rusia vuelva a cumplir completamente el acuerdo.

Putin dijo que el Congreso estadounidense destinó dinero para el desarrollo de misiles prohibidos por el tratado incluso antes de que Washington anunciara su retiro del pacto y lo hicieron en silencio para que nadie lo notara.

Como paso siguiente, Washington empezó a buscar a alguien a quien culpar y eligió a Rusia, indicó. Sin embargo, Estados Unidos no ofrece ninguna evidencia sobre la supuesta violación rusa, agregó.

Putin recordó que a principios de los 2000, Estados Unidos se retiró unilateralmente del Tratado de Misiles Antibalísticos, uno de los fundamentos de la seguridad internacional.

Ahora, Estados Unidos está tomando otra "medida irreflexiva", indicó el líder ruso.

El Tratado INF fue firmado en 1987 entre la Unión Soviética y Estados Unidos para la eliminación de misiles de alcance intermedio y más corto.