El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha asegurado este miércoles que las sanciones impuestas por Estados Unidos a la filial de la petrolera rusa Rosneft no influirán en las relaciones de Rusia con Venezuela, según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik.

"Dichas restricciones, que consideramos ilegítimas desde el punto de vista del Derecho Internacional, de ninguna manera pueden afectar nuestras relaciones bilaterales con Venezuela, por el contrario, se están desarrollando y continuarán desarrollándose", ha asegurado Peskov.

El portavoz del Kremlin ha dicho que la filial Rosneft Trading tiene la intención de examinar todas las opciones y mecanismos para "proteger sus intereses". Este martes, el Gobierno de Estados Unidos anunció que impone sanciones a Rosneft Trading y a uno de sus directores, Didier Casimiro, por su colaboración con Venezuela.

Estados Unidos acusa a Rosneft Trading de gestionar las exportaciones de petróleo de Venezuela para eludir las sanciones que Washington aplica al país sudamericano. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha dado 90 días de plazo para que las compañías suspendan los negocios que están realizando con esta firma.

"Ilegales" e "injustificadas". Rosneft ha tildado las sanciones que EE.UU. ha impuesto a Rosneft Trading, de "ilegales", "injustificadas" y un "acto de abuso legal".

Rosneft ha señalado que los proyectos que ha implantado en Venezuela se han llevado a cabo "en estricto cumplimiento de las leyes internacionales y nacionales" y que sus actividades son "exclusivamente comerciales" para "beneficio" de sus accionistas y "no persigue objetivos políticos".

Asimismo, ha incidido en es un inversor importante dentro de la economía venezolana mucho antes de que Estados Unidos introdujera sanciones contra el país caribeño. "Por lo tanto, la compañía no viola las restricciones legales impuestas por Estados Unidos", ha agregado en un comunicado.

"Las sanciones contra Rosneft Trading son arbitrarias y selectivas, ya que otras compañías internacionales, incluidas estadounidenses, realizan actividades similares en Venezuela" y Estados Unidos "no les reclama", ha criticado la petrolera, que también ha insistido en que el Departamento del Tesoro "no ha proporcionado ninguna evidencia de actividades ilegales" que hayan cometido.