Sochi. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, insistió este martes a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que cese el apoyo al presidente venezolano Nicolás Maduro, petición que fue rechazada.

"Estados Unidos y más de 50 países consideran que ha llegado la hora de que Maduro deje el poder", dijo Pompeo en una rueda de prensa conjunta con Lavrov en el balneario de Sochi, en el mar Negro.

Pompeo, cuyo país respalda al líder opositor Juan Guaidó, quien preside la Asamblea Nacional y que ha sido reconocido como presidente del país por más de 50 naciones, cree que Maduro debe renunciar para que termine el sufrimiento del pueblo venezolano.

"Llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya, solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese", apuntó.

Aseguró que la postura estadounidense es que sean los venezolanos los que elijan a sus dirigentes y subrayó que el país latinoamericano debe ser una democracia.

"Llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya, solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese", apuntó Pompeo tras su reunión con Lavrov en Rusia.

Por su parte, Lavrov replicó que "no se puede instaurar una democracia por la fuerza".

El ministro ruso acusó a Estados Unidos y a Guaidó de recurrir continuamente a las amenazas de una posible intervención militar, lo que, en su opinión, "no tiene nada que ver con la democracia".

Pompeo descarta guerra con Irán. Pompeo, también declaró este martes que Estados Unidos no contempla una guerra con Irán, pero advirtió que seguirá la presión diplomática sobre ese país. "En esencia no vislumbramos una guerra con Irán", dijo en específico.

El jefe de la diplomacia estadounidense destacó que Washington presiona a Teherán solo con el objetivo de que deje de apoyar al grupo chii libanés Hizbulá, al que acusó de bombardear territorio sirio, donde recordó se encuentran tropas rusas y estadounidenses.

"Continuaremos ejerciendo presión sobre Irán para que vuelva al redil de los países responsables y que hagan todo lo posible para reducir la desestabilización", señaló.

Posible reunión Trump-Lavrov. Por otro lado, Lavrov expresó que Rusia vería "positivamente" una petición estadounidense para que los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin se reúnan durante la próxima cumbre del G20 en junio.

"Escuchamos la declaración del presidente Trump de que espera reunirse con el presidente Putin durante la cumbre del G20 en Osaka. Si esta propuesta es hecha formalmente, nosotros reaccionaremos positivamente a ella", dijo.

Moscú debe por su parte "demostrar" que interferir en las elecciones estadounidenses "es cosa del pasado", comentó Pompeo.