El presidente de EE. UU., Donald Trump, amenazó este viernes con cerrar "por completo" la frontera con México si los demócratas no incluyen en el presupuesto una partida para financiar su muro, un desacuerdo que ha provocado el cierre parcial de la Administración.

"Nos veremos obligados a cerrar la frontera sur por completo si los demócratas obstruccionistas no nos dan el dinero para terminar el muro y también cambian las ridículas leyes de inmigración con las que nuestro país está sometido", escribió Trump.

El cierre administrativo afecta al veinticinco por ciento de las agencias gubernamentales y comenzó por desacuerdos sobre la financiación del muro, una de las principales promesas electorales de Trump.

Los demócratas se niegan a proporcionar US$5.000 millones para el proyecto y el presidente, que ha convertido las políticas de inmigración de línea dura en el centro de su presidencia, prometió que no financiará completamente al Gobierno a menos que obtenga el dinero.

El mandatario consideró que cerrar la frontera sería una "operación con fines lucrativos" porque, a su juicio, EE.UU. pierde dinero al comerciar con México a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

"Operación con fines lucrativos". El mandatario consideró que cerrar la frontera sería una "operación con fines lucrativos" porque, a su juicio, EE.UU. pierde dinero al comerciar con México a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994 y que será sustituido por un nuevo acuerdo.

El nuevo pacto, bautizado T-MEC, fue firmado en octubre por Trump, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el entonces presidente mexicano, Enrique Peña Nieto; pero aún debe ser ratificado por los Congresos de los tres países para entrar en vigor.

El cierre de la Administración se prolongará con toda probabilidad hasta 2019 debido a la dificultad de que la Casa Blanca y la oposición demócrata alcancen un acuerdo. Este es el tercer cierre que afronta Trump desde que llegó al poder a principios de 2017. El primero se produjo en enero de este año, coincidiendo con su primer aniversario en la Casa Blanca, y se alargó durante tres días; mientras que el segundo fue en febrero y duró apenas unas horas.