Washington. El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo este jueves que se reserva la opción de extender más de 30 días su veto a los viajes desde Europa y también la de acortar ese plazo si "acaban" los problemas derivados del coronavirus.

"Por supuesto, es posible (que lo extienda más de 30 días), y también es posible que lo anulemos antes de lo previsto", dijo Trump al ser preguntado al respecto durante una reunión en el Despacho Oval con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, cuyo país no está afectado por el veto.

"Creo que restableceremos (los viajes desde Europa) bastante rápidamente una vez que esto acabe", añadió el mandatario.

Trump afirmó que su Gobierno podría eliminar "bastante pronto" la prohibición de entrada en EE.UU. a los extranjeros que hayan visitado China en los últimos 14 días, porque ese país "ha hecho muchos avances en las últimas pocas semanas".

"Y esperamos que con Europa también podamos hacerlo muy rápidamente", agregó Trump, quien subrayó que la incidencia del coronavirus en Italia "probablemente ha batido récords" y que también hay problemas en Alemania y Francia.

Trump ordenó este miércoles un veto a los viajes a EE.UU. desde los 26 países que pertenecen al espacio europeo Schengen de libre circulación, incluido España, con el fin de prevenir la propagación del coronavirus.

Trump ordenó este miércoles un veto a los viajes a EE.UU. desde los 26 países que pertenecen al espacio europeo Schengen de libre circulación, incluido España, con el fin de prevenir la propagación del coronavirus.

La suspensión entrará en efecto la medianoche del viernes al sábado, y aunque Trump dijo en su discurso que duraría 30 días, la orden escrita que firmó, divulgada después por la Casa Blanca, no menciona ese periodo y señala únicamente que la restricción finalizará cuando el mandatario así lo decida.

La crítica. Los presidentes de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel, deploraron este jueves la decisión "unilateral" de Trump sobre los viajes, y lamentaron que la tomara "sin consultas" con los líderes europeos.

Preguntado por el tema, Trump replicó que "lleva mucho tiempo llamar individualmente" a tantos dirigentes, y que no quería "perder el tiempo" en eso.

"Cuando ellos (la Unión Europea) nos suben los impuestos, no nos consultan, y creo que esto es probablemente una situación similar", zanjó el mandatario.

"Esto es solo una cuestión de tiempo, yo creo que todo irá muy rápidamente (...) Pero tenemos que tener una separación" respecto a los lugares con más casos de coronavirus, subrayó.

En su discurso del miércoles, Trump tildó el COVID-19 de "virus extranjero" y culpó a Europa de parte de su propagación en EE.UU., al afirmar que la UE "no tomó las mismas precauciones" que Washington y no restringió los viajes desde China", a pesar de que Italia prohibió los vuelos directos desde ese país el 31 de enero.