El Observador de Uruguay. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, y el canciller, Rodolfo Nin Novoa, anunciaron este lunes que no concederán el asilo político al ex presidente peruano Alan García, quien pidió este recurso al país y es investigado por presunta corrupción vinculado al caso Odebretch.

"No hemos concedido el pedido de asilo porque en Perú funcionan libremente los tres poderes del Estado", dijo Vázquez. 

En conferencia de prensa luego de Consejo de Ministros de este lunes, el presidente afirmó que en cuanto se le comunique a Alan García que no se le concedió el asilo, debe retirarse “inmediatamente” y “por sus medios” de la embajada. “De la misma forma en que entró, tiene que salir”, dijo.

En tanto, el canciller Nin Novoa, explicó que la decisión tomó en cuenta que "no es lícito conceder asilo a quienes se encuentren investigados por delitos comunes".

Vázquez informó que para determinar el rechazo del asilo, se estudiaron más de "1.000 hojas" enviadas por el gobierno peruano con información sobre la causa. "Llevamos adelante un profundo estudio de la situación", sostuvo.

La Justicia peruana quiere determinar si el ex presidente aceptó sobornos de Odebrecht a cambio de que se le adjudicara un contrato para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima, durante su segundo mandato (2006-2011). 

La Fiscalía está investigando sobornos por un total de más de US$24 millones que Odebrecht ha reconocido haber pagado a los sucesivos gobiernos peruanos entre 2005 y 2016. 

Vázquez informó que para determinar el rechazo del asilo, se estudiaron más de "1.000 hojas" enviadas por el gobierno peruano con información sobre la causa. "Llevamos adelante un profundo estudio de la situación", sostuvo, asegurando que dejaron de lado "otras llamadas y opiniones políticas".

El presidente Vázquez explicó que la decisión de dar refugio de inmediato a García en la embajada se basó en tratados. "El señor embajador de Uruguay en Perú comunicó la situación a Cancillería y habló conmigo personalmente y resolvimos darle el refugio. Había que dar una respuesta rápida", dijo.

Al día siguiente de que García pasara su primera noche en la embajada uruguaya de Lima, el presidente peruano, Martín Vizcarra, llamó a Vázquez y le aseguró que Perú enviaría de inmediato la información que necesitaban para tomar una decisión sobre la situación de García. El ex presidente peruano aguardó la decisión del gobierno uruguayo en la residencia del embajador, Carlos Barros.