Las autoridades de Uruguay han prohibido este viernes el desembarco de los pasajeros de un crucero en Punta del Este, mientras que el Gobierno de Brasil ha decidido poner en cuarentena otro crucero en Recife, debido a la pandemia de coronavirus.

"Luego de coordinar con el presidente de la República (Luis Lacalle Pou) y el ministro de Salud Pública (Daniel Salinas), la autoridad sanitaria ha decidido no autorizar a bajar en Punta del Este al crucero que lo tenía previsto hacer a primeras horas de la mañana de hoy", ha informado el ministro de Turismo, Germán Cardoso, en Twitter.

Posteriormente, ha explicado que "no están dadas las garantías por la infraestructura de Punta del Este para desplegar un control de frontera de barrera sanitaria con las características que requeriría una situación extrema de estas".

En consecuencia, "se le comunicó desde la Armada al capitán del barco para que pusiera rumbo a alta mar de nuevo y no bajara", ha indicado el ministro de Turismo, citado por el diario uruguayo 'El País'. A bordo hay 2.914 pasajeros y 926 tripulantes que venían de Argentina.

Por otro lado, la Secretaría de Salud del estado brasileño de Pernambuco, ha informado de que se ha puesto en cuarentena a otro crucero con 609 personas a bordo --318 pasajeros y 291 tripulantes-- que pretendía desembarcar en Recife.

Uno de los pasajeros, un canadiense de 78 años, ha presentado síntomas similares a los del coronavirus, tales como fiebre, tos y dificultad para respirar. Se le ha evacuado a un hospital de Pernambuco.

Así las cosas, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) ha suspendido inmediatamente el desembarco de otros cruceros y ha ordenado que las personas que hayan salido de este barco regresen para cumplir con el aislamiento, según informa la Agencia Brasil.