Bogotá. Una multitud de migrantes venezolanos bloqueó este miércoles el tráfico vehicular en una autopista del norte de Bogotá, exigiendo que se les permita salir y regresar a la nación petrolera, ante la imposibilidad de ganarse la vida en Colombia en medio de la pandemia del coronavirus.

Unos 500 migrantes y una docena de autobuses quedaron estacionados cerca de las cabinas de peaje que marcan la frontera norte de Bogotá, después de que las autoridades de migración les impidieron continuar en medio de las restricciones de paso en la frontera.

Miles de venezolanos decidieron regresar por todos los medios posibles a su país, debido a que la cuarentena declarada por el Gobierno de Colombia para frenar la expansión del coronavirus les hace imposible ganarse la vida como vendedores ambulantes o en sectores como la construcción.

Colombia es el principal destino de los venezolanos que huyen de la crisis que sufre su país. Unos 1,8 millones de emigrantes llegaron al país en los últimos años.

Alrededor de 14.000 venezolanos han regresado a su país en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, según la autoridad migratoria de Colombia.

Pero el aislamiento preventivo obligatorio, que se encuentra en su sexta semana, ha diezmado la economía informal en la que trabajan muchos, sumiéndolos más profundamente en la pobreza y provocando un retroceso en los flujos migratorios.

Alrededor de 14.000 venezolanos han regresado a su país en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, según la autoridad migratoria de Colombia.

"Entre los niños que nosotros tenemos acá también, no tenemos qué darles ya de comida, no tenemos hidratación, no tenemos recursos, no tenemos dónde quedarnos, estamos en una situación de calle", dijo Jesús Bolívar, un médico venezolano que lleva más de un año en Colombia.

Cansados del viaje, los migrantes que regresan, incluidos niños, ancianos, pacientes de diabetes y mujeres embarazadas, dijeron que Migración Colombia anunció que solo les permitiría el paso hasta el viernes.

"Estamos viviendo muy mal. ¿Cómo vamos a estar aquí hasta el viernes durmiendo en los coches, sin comida, sin poder bañarnos? Tienen que dejarnos ir", dijo Dubraska Dubian, de 26 años, que trata de volver a Venezuela con su esposo y sus tres pequeñas hijas.

 

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, dijo que no se permitirá la salida desordenada de venezolanos para evitar poner en riesgo la salud del país y recordó que los migrantes tienen la obligación de acatar la orden de aislamiento preventivo para evitar sanciones.

El funcionario aseguró que los autobuses contratados por los migrantes para que los trasladen a la frontera deben coordinar los desplazamientos con las autoridades y aseguró que Venezuela solo permite el paso diario de 300 personas por los pasos fronterizos de Norte de Santander y Arauca.

Sin embargo, el Ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, dijo el domingo a Reuters que 600 migrantes regresan cada día, lo que permite hacer pruebas y organizar las cuarentenas necesarias.

Al anochecer del jueves las autoridades migratorias llegaron a un acuerdo con los migrantes que permitió levantar el bloqueo con el compromiso de que se les permitirá continuar el viaje a unos el jueves y a los demás el viernes.

"Lo que queremos nosotros es viajar, irnos a nuestro país, es la única petición", concluyó Bolívar, de 34 años.