Ciudad de México. Cambios de último momento en normas sobre la aplicación de reglas de origen en el sector automotor del nuevo acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y México harán más difícil cumplir las obligaciones en compras de acero y aluminio regionales, dijo una agrupación de la industria.

El cumplimiento de esas reglas, publicadas esta semana, es vital para gozar de un arancel cero en el TMEC, el acuerdo comercial que entrará en vigor el 1 de julio y sustituirá al actual pacto comercial de América del Norte, el TLCAN.

Al arranque del acuerdo, los productores de vehículos pesados deberán cumplir con el 60% de contenido regional, que se incrementará progresivamente, el 45% de contenido laboral o de altos salarios, y un 70% de compras de acero y aluminio. Las armadoras de autos también deberán cumplir este último porcentaje.

Pero los fabricantes de vehículos pesados, agrupados en la ANPACT, advirtieron que en los ajustes tardíos incluyeron ciertas piezas del proceso de ensamblaje que ahora deberán cumplir con el 70% y que no se habían incluido en lo acordado.

"Hubo detalles acordados que no favorecen a la industria", dijo Miguel Elizalde, presidente de la ANPACT, a Reuters. "Como haber incorporado subpartidas de autopartes intensivas en acero y aluminio a la cobertura (de 70%), cuando el propósito original era solamente para compras de materia prima", agregó.

El directivo estimó que será "un gran reto" para la industria hacer las adecuaciones en tan poco tiempo y en plena pandemia del coronavirus, aunque reconoció que dieron ciertas facilidades administrativas para la transición.

En diciembre, representantes de los miembros del TMEC firmaron un protocolo modificatorio que incluyó una demanda de último minuto de Estados Unidos sobre una definición más estricta de acero en las reglas de origen del sector automotor que, sin embargo, no incluía la compra de autopartes.

Elizalde explicó que tales modificaciones obligan a las empresas a reprogramar sus cadenas de proveeduría para poder cumplir lo que implica una mayor inversión de tiempo y recursos.