La sexta edición del Índice Bienal de Secreto Financiero ve a Suiza reducir su clasificación al tercer mayor facilitador del secreto financiero en el mundo, siendo la primera vez que el país no ocupa el peor puesto en el índice desde 2011.

A pesar de aumentar su contribución al secreto financiero global desde la publicación de la edición de 2018 del índice, EE.UU. sigue siendo el segundo mayor facilitador del secreto financiero en el mundo. Esta es la primera vez que Caimán ocupa el primer lugar en el Índice de Secreto Financiero superando a Suiza y EE.UU.

Los 10 principales facilitadores del secreto financiero en el mundo actualmente son:

1 Islas Caimán

2 Estados Unidos

3 Suiza

4 Hong Kong

5 Singapur

6 Luxemburgo

7 Japón

8 Países Bajos

9 Islas Vírgenes Británicas

10 Emiratos Árabes Unidos

En el caso de América Latina y El Caribe, este año se siguen aumentando la evaluación de más países al índice. A diferencia de otras regiones, se vislumbra un liderazgo en el uso de datos tributarios para combatir la corrupción y el lavado de dinero, aunque aún queda mucho por hacer en temas de la transparencia en la región. 

Los principales facilitadores para América Latina y El Caribe son:

1 Panamá

2 Venezuela

3 Guatemala

4 Brasil

5 México

6 Chile

7 Costa Rica

8 El Salvador

9 Paraguay

10 Uruguay

11 Bolivia

12 Argentina

13 Perú

14 Colombia

15 Rep Dominicana

16 Ecuador

Reducción global del secreto financiero. En promedio, los países han reducido su contribución al secreto financiero global en un 7% respecto al 2019. La reducción significa menos espacio para prácticas como la que utiliza la banca en la sombra, la propiedad anónima de compañías fantasmas o la propiedad inmobiliaria anónima, lo que a su vez significa menos espacio para el lavado de dinero, evasión fiscal y enormes concentraciones de riqueza no gravada offshore.

Por el contrario, unas pocas jurisdicciones que manejan una gran parte de los servicios financieros mundiales han contrarrestado esta tendencia, especialmente Estados Unidos, Caimán y el Reino Unido. Con Suiza finalmente mejorando lo suficiente como para salir de la parte superior del índice, el eje de secreto angloamericano ahora constituye,  de lejos, la mayor amenaza global de corrupción y abuso fiscal.

Estados Unidos aumentó su contribución al secreto financiero mundial en un 15%; el Reino Unido aumentó su contribución en un 26%. Es por eso que Tax Justice Network y organizaciones
aliadas hacen un llamado a los responsables políticos para que prioricen las sanciones contra estos reincidentes.

Reformas de transparencia y el "ABC" de la justicia fiscal. El Índice de Secreto Financiero 2020 muestra que las mayores reformas han sido en el intercambio automático de información y el registro de beneficiarios finales, mientras que las reformas en los informes país por país han sido débiles.

Estas tres áreas de reforma, también conocidas como el "ABC" de la justicia fiscal, han y formuladores de políticas en los últimos años.

Las visas de oro para las élites latinoamericanas podrían ser una historia importante con Panamá y Costa Rica con una alta puntuación (pero no en el buen sentido). Ambos países tienen una historia de ser un lugar de escape de los países limítrofes en guerra, y no solo para las élites.

América Latina, algunos datos. Si bien el índice aún no incluye a la totalidad de los países de la región, los datos obtenidos, ayudan a tener un análisis detallado de la implementación de herramientas que permiten ir hacia la transparencia fiscal y erradicar el secretismo en los países analizados.

Algunos de los datos nos muestran por ejemplo que Ecuador ha mostrado un liderazgo en la región con un buen puntaje de secreto y con la implementación de una excelente ley de registro de Beneficiarios Finales, el mejor registro en línea en el índice (esto por ejemplo permitió encontrar indicios de que su actual vicepresidente haya usado una empresa offshore – que actualmente es ilegal en ese país).

Parte de estas regulaciones en gran medida, se debió a las acciones del gobierno anterior y la pregunta que definitivamente nos podríamos hacer es: ¿qué pasará ahora con ese país y su liderazgo que ha demostrado en la región y en todo el mundo?.

En el otro extremo del índice, Panamá como en años anteriores mantiene un alto puntaje de secretismo, aunque finalmente ha decidido participar en la implementación del estándar global de Intercambio Automático de Información. Veremos ante esto que implicancias tendrá en la transparencia de la información fiscal en los próximos años.

Las visas de oro para las élites latinoamericanas podrían ser una historia importante con Panamá y Costa Rica con una alta puntuación (pero no en el buen sentido). Ambos países tienen una historia de ser un lugar de escape de los países limítrofes en guerra, y no solo para las élites.

En el caso de Venezuela cabe indicar que, si bien aparece en segundo en el ranking, hay que tener muy en cuenta la seria situación que conlleva un agresivo bloqueo financiero de entrada y salida de divisas, un sistema económico con grandes distorsiones y enormes restricciones que lo al borde de ser un país en guerra. Estos elementos han incidido para que la información levantada en el Índice lo ubique en esta posición.

Las jurisdicciones más populares para las élites latinoamericanas son Bahamas, Caimán y Miami, solo para darle la vuelta al índice en el sentido de las jurisdicciones utilizadas para sacar dinero. Es importante que tengamos ese enfoque correcto, asegurándonos de mantener el enfoque en los países que causan la mayoría de los problemas en todo el mundo.

Uruguay ha tenido un muy buen desempeño en la presentación de reportes locales: la presentación de un reporte local robusto es importante porque es una forma en que las naciones más pequeñas y menos poderosas pueden protegerse contra las empresas que no reportan los informes país por país -que son los que reportan las normas detalladas que sirven como un instrumento contra la elusión de impuestos en esos países. En general la solides de los reportes locales ha disminuido en muchos países.

México es el vecino más cercano de dos de las tres principales jurisdicciones del ISF y, por lo tanto, tiene un alto riesgo de FFI para EE.UU. y Caimán. Una forma de mitigar estos riesgos consistiría en que México promulgara registros de propiedad pública como lo hizo Ecuador, y requisitos sólidos de presentación de reportes corporativos, como lo ha hecho Uruguay. Sería un desafío revisar el acuerdo comercial con los EE.UU. con vistas a exigir un intercambio de información tributaria totalmente recíproco.