Ciudad de México. El Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) de Brasil, al analizar los impactos de la COVID-19, dijo que el entorno económico de los países emergentes cambió rápidamente "de favorable a desafiante".

El Copom evaluó que en el escenario externo, "la pandemia causada por el nuevo coronavirus está causando una importante desaceleración del crecimiento mundial, una baja de los precios de los productos básicos y una mayor volatilidad en los precios de los activos financieros".

"En este contexto, a pesar de la provisión adicional de estímulo monetario por parte de las principales economías, el entorno de las economías emergentes se ha vuelto difícil", agregó.

Según el Copom, antes de la pandemia, la economía estaba en un proceso de recuperación gradual, el cual ha sido revertido.

Por su parte, el ministro argentino de Economía, Martín Guzmán, dijo durante una reunión extraordinaria del Grupo de los 20 (G20) que la economía global "no estaba preparada" para encarar las consecuencias del nuevo coronavirus, por lo que pidió arreciar los esfuerzos mediante cinco principios.

En una reunión virtual de los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de las economías miembros del G20, Guzmán llamó a profundizar "la coordinación global y los esfuerzos de cooperación" para preservar la estabilidad social de los países.

Los analistas del mercado financiero de Brasil redujeron de 1,68% a 1,48% su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, la sexta baja semanal consecutiva, difundió el Banco Central (BC).

En esa línea, presentó cinco puntos para enfrentar globalmente la propagación del virus, colocando la protección de la salud pública como la "prioridad número uno".

"El segundo principio es que debemos proteger a aquellos que queden en una situación de vulnerabilidad. (...) Debemos actuar con decisión para evitar un colapso social", sostuvo.

En tanto, los analistas del mercado financiero de Brasil redujeron de 1,68% a 1,48% su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, la sexta baja semanal consecutiva, difundió el Banco Central (BC).

De acuerdo con la encuesta Focus del BC realizada entre las principales instituciones financieras del país sudamericano, la proyección de crecimiento del PIB para el año próximo se mantuvo sin alteración en 2,5%.

La previsión de crecimiento en 2020 contrasta con la última estimación del Ministerio de Economía divulgada el pasado viernes, con un crecimiento marginal del 0,02%.

El ajuste de las expectativas se debe en forma parcial a que la consulta a las entidades financieras para la encuesta Focus se realiza por el BC los últimos días hábiles de la semana previa a su divulgación.

En cuanto al mercado bursátil brasileño, el índice Bovespa, principal indicador de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, registraba media hora después de la apertura una caída del 5,27%, con 63.556 puntos.

El Bovespa inició una semana en que el mercado aguarda decisiones macroeconómicas sobre los efectos de la pandemia de COVID-19.

La plaza financiera brasileña sufrió la semana pasada la peor caída semanal de la historia.

Las acciones que más retrocedían este martes correspondían al sector turismo de viajes e infraestructura.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV), por su parte, comenzó la sesión de este martes en terreno de pérdidas al descender un 2,61%, en una nueva jornada negativa para los mercados globales, entre preocupaciones por el impacto económico que tendrá el avance del nuevo coronavirus.

El referencial índice S&P/BMV IPC de la BMV descendía un 2,61% o 895,56 puntos, a las 33.373,95 unidades poco después de la apertura.

La semana pasada, la BMV acumuló una pérdida del 10,02%, la peor para un periodo similar desde octubre de 2008, entre los temores globales derivados de la propagación del nuevo coronavirus.

"Los mercados siguen preocupados por el avance en los contagios, pero principalmente por la incertidumbre económica, al no conocer el periodo que la actividad económica estará detenida", explicó el Grupo Financiero Monex en un reporte de apertura.

Por su parte, el peso mexicano se depreciaba este martes a niveles récord frente al dólar, rozando en los 25 pesos por divisa estadounidense, en medio de las preocupaciones por el impacto económico a nivel global por el avance del nuevo coronavirus.

La moneda mexicana se cotizaba este martes en 24,67 unidades por dólar, con una pérdida del 1%, al alcanzar más temprano un nuevo récord de 24,96 unidades por la divisa verde, de acuerdo con operadores cambiarios.

Se trata de la decimoquinta jornada consecutiva de pérdidas para el peso, en medio de una nueva ola de temores en el mercado petrolero y a una eventual desaceleración económica mundial por el nuevo coronavirus.

"Coronavirus, coronavirus, coronavirus, este seguirá siendo el tema de discusión en los mercados esta semana", explicó el Grupo Financiero Banorte en un reporte a sus clientes.

Los mercados financieros han visto desplomes generalizados en días recientes, debido a temores en el mercado petrolero y a una eventual desaceleración económica mundial a causa de la propagación de la enfermedad COVID-19.