Santiago. Santiago de Chile, junto a Buenos Aires y Montevideo son las tres ciudades de la región más inclusivas con el segmento LGBT+ lo que incide directamente en una mayor capacidad de recuperación y competitividad económica, según el reciente informe publicado por Open For Business.

La coalición de compañías globales que promueven sociedades inclusivas LGBT+, asegura que existe una relación directa entre la inclusión LGBT + y el PIB per cápita de una urbe, el potencial de innovación, la capacidad de atraer talento y la calidad de vida. En consecuencia, mientras más inclusiva es una ciudad con este segmento de la población, más resiliente se vuelve en términos económicos.

Los datos muestran que el aumento de un punto en una escala de diez que mide la aceptación social de una ciudad de personas LGBT+, corresponde a un aumento de US$2.800 en el PIB per cápita. Además, para las ciudades que dependen menos de la industria extractiva, un aumento de un punto en el puntaje de Actitud Social sugiere un aumento de US$4.600 en el PIB per cápita de dichas ciudades.

El informe también indica que las ciudades inclusivas LGBT+ tienen "ecosistemas de innovación" más fuertes, niveles más altos de emprendimiento y están en mejores condiciones para atraer talento y proporcionar una alta calidad de vida, lo que las coloca en una buena posición para la recuperación económica. 

Incluso, el avance de un punto -en la escala de diez de este reporte- influye en avanzar 20 puntos en el índice Mercer de Calidad de Vida de las ciudades.

En colaboración con Accenture y Brunswick Group, el estudio también incluye la segunda edición de Open For Business City Ratings, una guía para las ciudades globales abiertas, inclusivas y económicamente competitivas.

El alto nivel de corrupción y las políticas populistas y sus altos niveles de violencia contra las personas LGBT + impiden que sus ciudades alcancen un estatus inclusivo y competitivo. 

Basada en 26 diferentes indicadores de inclusión económica y social, City Ratings califica a 144 ciudades a lo largo del mundo en un rango de "totalmente inclusivo y competitivo" (niveles AAA a A), hasta aquellas ciudades cuya falta de apertura presenta riesgos políticos y sociales para empresas y particulares (niveles DDD a E).

En general, las ciudades son cada vez más inclusivas y competitivas. Desde 2018, 27  han mejorado su calificación, mientras que 20 han bajado sus puntuaciones. Hay 16 ciudades AAA de primer nivel, o "Faros globales", siendo Amsterdam la que recibió el más alto puntaje, quedando como el territorio más inclusivo y competitivo del mundo.

Las ciudades que han mejorado su ranking en torno a la inclusión y competitividad son Estambul (C), El Cairo (DDD), Sydney (AAA), Seúl (BBB), Kuala Lumpur (CC), Varsovia (BB), Quito (C), Munich (AA), Milán (BB) y Atlanta (AA). 

En el otro extremo, las que han retrocedido quedando con los puntajes más bajos son Ciudad del Cabo (CCC), Johannesburg (CC), Dubai (DDD), Manila (CC), Jakarta (DD) y Madrid (A).

¿Cómo están Latinoamérica y el Caribe? Santiago, Buenos Aires y Montevideo obtuvieron una calificación BB, quedando como líderes en Latinoamérica y el Caribe. A primera vista, puede parecer que las economías de la región van en contra de la evidencia que muestra que las ciudades más inclusivas son más competitivas económicamente. Sin embargo, los datos aclaran que la región tiene la mayor correlación entre inclusión social y competitividad económica. 

El alto nivel de corrupción y las políticas populistas y sus altos niveles de violencia contra las personas LGBT + impiden que sus ciudades alcancen un estatus inclusivo y competitivo. 

Esta realidad implica un gran desafío tanto para el sector privado como para los encargados de definir un marco legal en cada país. “Si bien las economías emergentes de América Latina buscan atraer más inversión extranjera y capital y aspiran a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, algunos están haciendo pequeños esfuerzos para incluir a las personas LGBT en la economía. Sin embargo, estos esfuerzos no han sido iguales en todos los centros de negocios de la región", señala Emilio Maldonado, coordinador de Pride Connection, la red chilena que busca promover en las empresas espacios de trabajo inclusivos para la diversidad sexual y generar lazos para la atracción de talento LGBT a las distintas organizaciones que la componen.

Para cambiar esto -recomienda el experto- el sector privado puede tomar la iniciativa, pero los legisladores deben actuar para garantizar el fin de la discriminación hacia la comunidad LGBT.

¿Qué otras ciudades lideran en su región? Las otras ciudades que se ocupan los primeros lugares del ranking por región, son:

Amsterdam es la ciudad mejor evaluada a nivel mundial, con clasificación AAA. 

Tel Aviv alcanzó el máximo puntaje en Medio Oriente y África, alcanzando una evaluación BBB.

Hong Kong tiene la mejor performance en Asia Pacífico, fuera de Australia y Nueva Zelanda. Logró una calificación A, superando notablemente a Singapur y Tokio, que lograron una calificación BBB

Praga y Tallin recibieron una BBB, la más alta puntuación en Europa del Este y Central.