El Observador de Uruguay. La ola de calor no solo alcanza al territorio uruguayo. Las altas temperaturas también dicen presente en la región y tanto Argentina como Brasil están demandando por estas horas energía uruguaya para completar el abastecimiento de sus sistemas.

Tras un 2018 con escasas ventas hacia la vecina orilla, el nuevo año transcurre con Argentina comprando excedentes uruguayos en todos los días de enero. Hasta este martes se llevaban colocados 386.000 megawatthora  (MWh), según datos de la Administración del Mercado Eléctrico (Adme).

La demanda más fuerte se concentró en los primeros 20 días del mes y luego ha ido graduando su ritmo. En su amplia mayoría son exportaciones de UTE y hay un pequeño remante que corresponde a la firma privada Ventus cuyo, permiso para exportar fue renovado recientemente por el Poder Ejecutivo.

En Argentina la demanda de energía se acercó este martes a su récord histórico. El Sistema de Interconexión Eléctrica de ese país requirió 26.113 MW de potencia a media tarde, cuando el termómetro marcaba 34,1 grados en el Gran Buenos Aires.

Las ventas al mercado argentino cayeron 63% el año pasado y así se completaron dos años consecutivos de caída. Durante 2018 este país tuvo aportes importantes de sus represas hidroeléctricas y de la producción de gas, además de un freno observado en la demanda, en función del mal momento de su economía.

El consumo de energía se incrementó de forma signicativa en la última semana, de la mano con el aumento de las temperaturas. Eso llevó a que los hogares recurrieran con más asiduidad al encendido de equipos de aire acondicionado.

Compra urgente. El fuerte calor que afecta Brasil en las primeras semanas de enero, aliado a problemas ocurridos en algunas líneas de transmisión, llevaron al gigante sudamericano a importar de emergencia energía eléctrica desde Uruguay y Argentina en las últimas horas.

El director general del Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS), Luiz Eduardo Barata, dijo a la Agência Brasil  que si bien había condiciones para atender la demanda sin necesidad de comprar energía, por una cuestión de reserva se realizó la solicitud. Pasada la hora de mayor demanda se interrumpió el intercambio.

El vecino norteño fue el principal comprador de energía uruguaya el año pasado. A ese destino se vendieron 878.000 MWh, 11% menos en la comparación interanual.

En lo que va de este mes se vendieron 55.900 MWh con operaciones que comenzaron en la segunda quincena de mes y se han mantenido prácticamente que todos los días.

Comúnmente la zafra suele extenderse principalmente durante la primavera. En los meses de verano el sistema brasileño tiene recursos de generación a costos que le resultan más convenientes de los que Uruguay puede ofrecerle, producto de mayores niveles de lluvia. En contrapartida Uruguay tiene meses de menores niveles de precipitaciones y los precios son algo más altos.

En lo que va de enero se exportaron a la región 443.000 MWh, casi el 40% del total vendido en todo el año pasado.

Récord de consumo. Exactamente a las 13:00 horas  de este martes se igualó el récord histórico de pico de potencia de consumo de energía con 2.063 MegaWatios (MW) que se había alcanzado el invierno pasado. La demanda continuó al alza en la tarde y llego sobre las 15:05 horas a 2.179 MW, según datos de UTE.

El consumo de energía se incrementó de forma signicativa en la última semana, de la mano con el aumento de las temperaturas. Eso llevó a que los hogares recurrieran con más asiduidad al encendido de equipos de aire acondicionado, cuyo uso se ha masificado en el último tiempo.

En los últimos días la demanda se cubrió principalmente con generación hidráulica  y eólica, pero también se ha recurrido a aportes de generación térmica en momentos puntuales.