Este lunes el Servicio de Registro Civil e Identificación (SRCI) chileno emitió una declaración pública en la que deja sin efecto la adjudicación de la licitación pública para la contratación del servicio de un nuevo modelo del sistema de identificación, documentos de identidad y viaje y servicios relacionados, que se otorgó en octubre al consorcio formado por la china Aisino y la alemana Mühlbauer. 

La decisión habría sido adoptada luego de solicitar una serie de antecedentes la semana previa, respecto a dudas que debían ser verificadas antes de realizar la firma del contrato.

 

Lea también: "Consorcio chino-alemán gana licitación de pasaportes en Chile tras disputado proceso"

 

En concreto, la entidad estatal arguye que se solicitó el lunes 8 de noviembre que el consorcio respondiera algunas inconsistencias contenidas en su oferta y que “el 12 de noviembre, el representante de la entidad contestó que la información pedida era improcedente y, por lo tanto, no dio respuesta a los requerimientos exigidos”.

Esas inconsistencias no aclaradas implican una vulneración al “Pacto de Integridad” establecido en las bases de licitación de los documentos de identidad, por ende, la entidad estatal chilena optó por dejar sin efecto la adjudicación, que ganó el consorcio formado por la china Aisino por $ 168.839 millones (unos US$ 207 millones), el menor valor.

La francesa Idemia llegó segunda, al ofertar $ 186.740 millones (US$ 229 millones); Sonda-Thales, $ 199.047 millones (US$ 244,8 millones), UTP Telefónica, $ 229.787 millones (US$ 282,6 millones) y UTP Identidad Digital, $ 288.051 millones (US$ 354 millones).

Ante eso, la respuesta del consorcio Aisino y Mülbahuer fue casi inmediata, anunciando que recurrirán a la justicia nacional e internacional para dar cuenta de vicios en el proceso y presiones en la decisión informada por la autoridad este lunes.

“El Consorcio que encabeza Aisino demostró en todo el proceso que su oferta era la más conveniente para el país, tanto a nivel de precio, como de tecnología y seguridad, y protección de datos. La oferta presentada y que fue adjudicada garantizaba que los chilenos y chilenas dejaran de pagar uno de los pasaportes más caros del mundo como lo hacen actualmente”, replicó la entidad en una declaración pública enviada a los medios.

La firma asegura haber respondido todos los requerimientos de la autoridad en tiempo y forma.

“En ningún caso [la visa Waiver] fue un tema que estuviera planteado en las bases de licitación, de hecho, sería una discriminación arbitraria en una licitación internacional. Por lo tanto, nos llama profundamente la atención que hoy se esgrima oficialmente a través del Registro Civil ese tipo de argumentos que, eventualmente, vulneran principios básicos de la libre competencia como la transparencia y la certeza jurídica”, recalca la firma china Aisino.

“Resulta inverosímil que la misma misiva, se refiera a que se presentaran ‘inconsistencias en la oferta’, lo cual habría hecho imposible para Aisino- Mühlbauer ser la propuesta mejor evaluada y finalmente la que se adjudicara la licitación, no obstante haber sido objeto de continuas acciones judiciales interpuestas por otras empresas competidoras que no prosperaron”, destaca en el comunicado la firma de origen chino. 

La firma manifestó además extrañeza por el hecho de que la autoridad esgrima razones absolutamente ajenas a las establecidas en las bases de licitación para justificar la decisión de dejar sin efecto el proceso.

La oferta presentada por el Consorcio fue la mejor evaluada y cumplía con todos los requisitos establecidos en la licitación. Por ello, “ante una decisión que perjudica a la ciudadanía y ya que se estarían vulnerando los tratados de libre comercio suscritos por Chile con China y la Unión Europea, el Consorcio Aisino-Mühlbauer analizará los detalles de está inédita y grave determinación y recurrirá a todas las instancias legales nacionales e internacionales que correspondan”, concluye el texto de la declaración pública.

Consultada por AméricaEconomía, la firma Aisino declaró que legalmente y por la cercanía del anuncio del registro civil, sus equipos legales están “estudiando los antecedentes y oportunamente daremos a conocer los detalles de los caminos a seguir”.

“Recién ayer lunes nos enteramos por los medios de comunicación de la decisión del Gobierno de Chile”, detallaron, agregando que no han recibido una comunicación directa por parte del servicio. “Nos parece absolutamente irregular que luego de que se nos informara que se nos había adjudicado la licitación, nos hayamos tenido que enterar por un comunicado del gobierno de Chile de una decisión unilateral que echaba pie atrás en una resolución que se había confirmado públicamente”, lamentaron.

¿EFECTO DE LA GUERRA COMERCIAL EEUU – CHINA?

Pero no solo las respuestas supuestamente no enviadas por Aisino y Mülbahuer habrían sido la razón de dejar sin efecto la adjudicación.

Solo a semanas después de realizado el proceso -que se inició en 2020 y concluyó a mediados de octubre- el registro Civil chileno advirtió de que las bases de licitación de los documentos de identidad señalaban explícitamente que se debía asegurar la continuidad del sistema de exención de visas.

Por eso, solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores chileno que informara sobre los impactos que podría tener la suscripción del contrato para la elegibilidad del país en el programa Visa Waiver -el programa especial de visado rápido que Chile tiene vigente con Estados Unidos desde 2014-.

“Al efecto la Subsecretaría de Relaciones Exteriores informó al Servicio de Registro Civil […] que, según los antecedentes disponibles para dicha entidad gubernamental, existe un alto grado de probabilidad que se ponga término al Programa Visa Waiver con Estados Unidos y probablemente con Canadá, en el evento de celebrarse el contrato con el adjudicatario”, destaca el comunicado del Registro Civil chileno.

Pero Aisino afirma que jamás se advirtió expresamente al consorcio Aisino-Mühlbauer que el origen chino de la firma podía ser un problema.

“En ningún caso ese fue un tema que estuviera planteado en las bases de licitación, de hecho, sería una discriminación arbitraria en una licitación internacional. Por lo tanto, nos llama profundamente la atención que hoy se esgrima oficialmente a través del Registro Civil ese tipo de argumentos que, eventualmente, vulneran principios básicos de la libre competencia como la transparencia y la certeza jurídica”, recalcan.

 

En la imagen Ma Zhenzhou, director general de la compañía Aisino.

 

La firma china tampoco descarta que se trate de una presión para favorecer a las otras empresas.

“No nos cabe duda de que en todo momento existieron presiones y acciones de las empresas que quedaron fuera de la licitación. Respecto a aquellos temas que dicen relación con la política exterior de Chile, no nos corresponde a nosotros pronunciarnos, pero es evidente que esos criterios nunca fueron parte de las bases de la licitación ni se nos comunicaron en ningún momento, por ninguna vía, ni formal ni informal”, sentencian.

De resultar efectiva la variable con Estados Unidos, sería el segundo caso en el país de un efecto político derivado de la disputa comercial – el primero fue el fallido cable de fibra óptica submarina a Asia, que se haría con firmas chinas, pero que finalmente se concretó con un consorcio australiano japonés, tras la visita de Mike Pompeo a Chile en abril de 2019.

 

Lea también: "Ex presidente Frei en picada contra el lobby de Pompeo en Chile por liderazgo tecnológico chino" 

 

En la ocasión, el periódico japonés Nikkei calificó el hecho como “una decisión que resulta de una campaña de presión de Estados Unidos por mantener a China fuera de proyectos globales de telecomunicaciones”.

Consultado sobre el caso, Fernando Reyes Matta, director del Centro de Estudios sobre China de la Universidad Andrés Bello (UNAB) y exembajador de Chile en China, considera que la competencia entre China y Estados Unidos se dará sobre todo en escenarios digitales.

“La acción [de echar pie atrás] sobre una decisión tomada una mes atrás bajo dos argumentos, uno técnico que puede ser admisible y analizable en todos sus alcances, y otro donde se agrega como argumento el hecho de que podría tener consecuencias para las visas de chilenos a Estados Unidos, implica aceptar una presión ligada a lo político que incorpora variables de Guerra Fría en la interacción que le corresponde a un país en algo tan concreto como son decisiones administrativas propias es un rasmillón a la autonomía de un país”, dice el experto sinólogo a AméricaEconomía.

Para Reyes Matta Chile necesita vivir en los procesos del siglo XXI con creciente autonomía estratégica, “pudiendo tener vinculaciones con cada país según sean sus intereses y, por eso mismo, el concepto de un no alineamiento es fundamental que se asuma en la política del país frente a lo que puede ser la tensión creciente entre Estados Unidos y China” destaca el exembajador, recordando el peso de ambas naciones en el país Latinoamericano: China es el principal socio comercial chileno. Y Estados Unidos es el segundo”, recuerda. 

UN PROBLEMA DE ALTOS COSTOS

Por lo pronto, la entidad estatal resolverá en los próximos días los próximos pasos a seguir, en torno a la contratación del servicio del nuevo modelo del sistema de identificación, documentos de identidad y viaje y servicios relacionados, “resguardando el mejor interés de los usuarios, tanto respecto de la seguridad de sus datos personales, como del costo de los documentos”.

Y es ahí donde la cosa se complica, porque la queja más frecuente en Chile es el alto precio de los documentos de identidad, especialmente del pasaporte, que tiene una vigencia de solo cinco años, no de 10 como ocurre en la UE, por ejemplo, y un costo de unos US$ 112, el que con la licitación que había ganado el consorcio de Aisino y Mülbahuer se reducía a solo US$ 35.

Al respecto, la asociación de funcionarios del Registro Civil de Chile (ANERCICH) emitió también una declaración pública en la califica el episodio como un “nuevo bochorno”  de su servicio - hace diez años una firma francesa llamada Morpho estuvo al centro de la polémica por sus elevados precios y baja efectividad - y llama a solucionar el impasse rápidamente.

“Lamentablemente [el servicio] no ha sido explícito en exponer el detalle de las ‘inconsistencias’ de la oferta ganadora, ni el por qué no fueron detectadas por la comisión evaluadora antes de adjudicar, sino que aparecen luego de que Estados Unidos haya manifestado su preocupación y deslizado que el resultado podría afectar la continuidad del programa Visa Waiver”, indica el comunicado.

“Este episodio demuestra que la mirada estratégica del país tambalea y que, al menos, el diseño de las bases no tuvo en cuenta el horizonte geopolítico ni el contexto internacional”, destaca el sindicato de trabajadores, que agrega que el episodio y la consecuente pérdida de tiempo y recursos, podría haberse evitado si “el Estado recupera de una buena vez la función pública que nunca debió perder. No hay razones técnicas que lo impidan y sobre todo hay buenas razones de eficiencia, de soberanía estratégica, de uso de recursos y de transparencia”.

¿Tiene asidero la reclamación de Aisino?

La respuesta de Aisino será justificada “en la medida que la firma pueda acreditar fehacientemente que cumplió cabalmente y en tiempo y forma con lo establecido en las bases de licitación. Aisino señala que recurrirá a la ‘justicia nacional e internacional para dar cuenta de vicios en el proceso’. De prosperar la alegación de Aisino, cabría perseguir legalmente para la correspondiente reparación”, asegura a AméricaEconomía el abogado Andrés del Real Valdés, a cargo del Área de Litigios y Solución de Controversias en Arteaga Gorziglia y Cía.

Del Real, agrega además que, en Chile, “en principio no se puede excluir arbitrariamente a un inversionista debido a su nacionalidad. Naturalmente, todo inversionista tendrá que cumplir con la legislación chilena y, en cuanto a la licitación misma, con sus requerimientos específicos”.

Pero dado que el Registro Civil ha dicho públicamente que se debe asegurar la continuidad del sistema de exención de visas, “los oferentes tienen que ser capaces de cumplir con ese requisito para adjudicarse exitosamente la licitación y el Registro Civil debe velar por que quien se adjudique la licitación cumpla con lo requerido por las bases. Esto augura una interesante y larga disputa jurídica que debemos seguir con atención, en razón del interés de otros inversionistas extranjeros que invierten en Chile en otros sectores de la actividad económica”, puntualiza.

LA VISITA DE OCTUBRE

Una delegación del Departamento de Seguridad del Territorio Nacional (DHS) y del Departamento de Estado de Estados Unidos efectuó una visita a Chile entre el 25 y 29 octubre para evaluar la elegibilidad del país y su permanencia en el Programa de Exención de Visa (Visa Waiver). 

Actualmente, Chile es el único país en el hemisferio occidental que participa en este programa y desde su ingreso los viajes de ciudadanos chilenos a los Estados Unidos se han cuadruplicado. 

Con la Visa Waiver, los chilenos que califican y que deseen viajar a ese país por motivos de turismo o negocios no requieren solicitar una cita para una entrevista de visa en la Embajada de Estados Unidos en Santiago, ni pagar la tarifa de US$ 160 para postular a dicho documento, destaca un comunicado de prensa alusivo a la visita que subió la embajada estadounidense a su sitio web.

La revisión desarrollada por la delegación del DHS incluyó una visita a las oficinas del Servicio de Registro Civil e Identificación, y a la empresa Idemia, entidad encargada actualmente de fabricar el pasaporte y el carnet de identidad chilenos. 

El comunicado de la embajada sostiene que, conforme a las normas del Programa Visa Waiver, todos los países participantes son sometidos a la revisión que efectúa el DHS para asegurar que cumplan con los requisitos y que estén avanzado en las áreas que hayan sido identificadas como de preocupación, entre las que se incluyen la capacidad de intercambiar datos críticos sobre seguridad e información penal con las organizaciones estadounidenses de aplicación de la ley. 

Si la carrera por la elaboración de los documentos de identidad chilenos se retoma hay otras dos firmas en competencia:  Sonda-Thales e Idemia. La primera es chilena y la segunda es una compañía francesa que hoy opera el servicio y cuyo contrato finaliza en enero de 2022. Idemia, por ejemplo, no correría la suerte de Aisino, ya que reporta en su página web diversas noticias sobre contratos adjudicados en Estados Unidos, como el sistema de reclutamiento en Indiana o la bioseguridad del aeropuerto en Oakland, pero también con licitaciones en locaciones tan diversas como Singapur y Egipto.

AméricaEconomía intentó obtener declaraciones del Registro Civil y la embajada de Estados Unidos, sin éxito.