Heineken NV planea eliminar unos 8.000 puestos de trabajo, dijo este miércoles el grupo cervecero holandés, buscando restablecer sus márgenes operativos a los niveles previos a la pandemia luego de una fuerte caída de sus utilidades debido a las restricciones impuestas por el coronavirus.

La segunda cervecera más grande del mundo, que produce Heineken -la marca de mayores ventas en Europa-, Tiger y Sol, dijo que ahorraría 2.000 millones de euros (US$ 2.400 millones) en tres años hasta 2023 bajo el marco del plan "EverGreen" de su presidente ejecutivo, Dolf van den Brink.

Los ahorros se lograrán mediante el rediseño de la organización, reduciendo la complejidad y número de sus productos e identificando sus cinco gastos menos efectivos, dijo Heineken.

La revisión de sus operaciones resultará en cerca de 8.000 empleos perdidos -lo que equivale a un 9% de su fuerza laboral a fines de 2019- y un cargo relacionado de 420 millones de euros (US$ 507 millones). Los gastos de personal serán reducidos en cerca de 350 millones de euros (US$ 420 millones), agregó.

La cervecera dijo que las actuales restricciones a las reuniones sociales y el sector de restaurantes y el entretenimiento significan que los ingresos, utilidad operativa y margen de utilidad operativa en 2021 estarían por debajo de los niveles de 2019.

En América, los ingresos netos de la cervecera disminuyeron en 2020 un 14,9% (-2,9% orgánico), hasta 6.319 millones de euros (US$ 7.642 millones).

Brasil y México, dos de los mercados más grandes de Heineken, todavía están luchando para hacer frente a la pandemia.

La compañía espera que las condiciones del mercado mejoren gradualmente en 2021 y más en 2022, con una lenta recuperación en los bares y restaurantes europeos, menos del 30% de los cuales estaban abiertos a fines de enero.

El margen de utilidad operativa antes de ítems extraordinarios debería aumentar al 17% para 2023, dijo la compañía, frente al 12,3% del año pasado y el 16,8% en 2019.

Los ingresos netos de Heineken en el conjunto del ejercicio ascendieron a 19.724 millones de euros (US$ 23.800 millones), un 17,4% por debajo de la cifra contabilizada en 2019, aunque en datos orgánicos el descenso fue del 11,9% anual, incluyendo una bajada en cifras absolutas del 17,4% (-9,5% orgánico) de las ventas en África, Oriente Próximo y Europa del Este, hasta 2.782 millones de euros (US$ 3.364 millones).

En América, los ingresos netos de la cervecera disminuyeron en 2020 un 14,9% (-2,9% orgánico), hasta 6.319 millones de euros (US$ 7.642 millones), mientras que en Europa, la cifra de negocio neta de Heineken retrocedió un 18,8%, hasta 8.631 millones (US$ 10.438 millones).

Las acciones de Heineken caían un 2,2% a las 0955 GMT y acumulaban una baja de 4,6% en lo que va del año. Analistas dijeron que la perspectiva cauta para 2021 y el hecho de que una gran reestructuración solo devolvió los márgenes a los niveles de 2019 pesaban sobre las acciones.