-¿Cómo surge la idea fundacional de Camio, este transporte “hibrido” de mediana carga?

-La idea de negocio parte como nacen muchas de las ideas que buscan innovar: identificando una necesidad cotidiana y dándole una solución sistemática en un grupo grande. El concepto nace desde que identificamos que se conformaban muchos grupos de WhatsApp de familiares, vecinos o amigos, con el fin de ayudarse mutuamente a mover cosas, es decir, coordinarse para llevar muebles o transportar accesorios grandes, por lo cual necesitaban de un transporte más a mano y con características diferentes a las que estamos acostumbrados.

-¿Cuál fue la oportunidad que detectaron y que hacía el negocio rentable?

-Nuestro servicio tiene como fin el poder dar solución a traslados menores, tanto para empresas o particulares. Y la pertinencia es la clave. Porque si yo estoy entregando un producto o comprando un accesorio, hacer de ese traslado algo rápido y oportuno, le agrega un plus. La idea central de negocio es poder contar en tu smartphone con una red de despacho, para diferentes tamaños de cosas a la mano, que sea rápido, de costo flexible, variable según la ruta y extensión del recorrido.

-El mercado hoy tiene alternativas para trasladar cosas, ¿cuál es la diferencia, entonces, de Camio con esos servicios existentes?

-Esta idea tomó un par de años en poder concretarse, y claro, se genera a raíz del éxito y aterrizaje en la región de otras aplicaciones cooperativas como Uber o Glovo, alternativas que generan mucha data y permiten la interacción rápida entre producto/servicio. Por ende, bajo esa lógica nos pudimos percatar que esas aplicaciones se hacían cargo de ciertos problemas o dificultades del transporte, pero no había nadie haciéndose cargo de la necesidad de transportar objetos de diferentes volúmenes. Hoy la región no posee un sistema de transporte cooperativo de cargas medianas… y es ahí donde entramos nosotros.

NO ES MUDANZA

-¿Cuál es el perfil de un “driver” de Camio que se inscribe en la aplicación como conductor?

-Pertenecen al rubro, están acostumbrados a mover objetos de diferentes tamaños, casi siempre cuentan con un camión, camioneta o auto grande que les permita dar espacio a esos volúmenes de acarreo. Por otro lado, también están las personas que pueden inscribir un auto porque quieren tener una entrada extra de dinero, dando el servicio, una actividad que complementa los ingresos de su trabajo fijo.  

-Algunos podrían catalogar a Camio como un servicio moderno de mudanza colaborativa. ¿Está de acuerdo con ese criterio?

-Va más allá. Nosotros no somos un servicio de mudanza clásico, y la diferencia central está asociada a que la mudanza consiste e incluye el embalaje de los productos, el desmontaje de muebles que se necesita trasladar, etc. Eso nosotros no lo hacemos y no está dentro de las soluciones que presentamos a nuestros clientes.

-¿Pero se cierran a ampliar ese servicio?

-No, nos cerramos a hacerlo. Estamos estudiando posibilidades, pero por ahora solo nos interesa ofrecer la parte del transporte, es decir, el servicio de cargar el producto, que ya debe estar previamente empaquetado, su transporte y descarga en el lugar donde especificó el cliente.

-Hoy participan del mercado en Chile y Paraguay. ¿Cómo ha sido la evolución del servicio en estos países?

-En Paraguay hemos aterrizado de buena forma, implementando una serie de primeros viajes. Ahí nuestro objetivo ha sido, en primera instancia, reunir un número importante de drivers y capacitarlos en el uso de la aplicación. En Paraguay estamos en modo de expansión, porque los usuarios están descargando la aplicación y en corto tiempo va a estar funcionando en su totalidad.

Por otro lado, en Santiago (Chile), estamos en un crecimiento continuo muy relevante. Solo ahora, producto del estallido social, hemos resentido un poco el golpe en términos de uso, pero de poco ya hemos vuelto a retomar la productividad.

-¿En qué otros países están probando el modelo de negocios?

-Estamos adecuando hoy la aplicación al mercado del Perú, y ya estamos conversando para el arribo a México y Colombia. Al mismo tiempo, también se nos abrió una puerta para poder llegar a Europa, específicamente a España.

CONSOLIDACIÓN

-¿Cómo trabajan con las diferentes legislaciones del tránsito, en cuanto al manejo del transporte de carga?

-Las diferentes legislaciones se van estudiando y analizando, pero hasta el momento hemos podido ir adecuándonos sin problemas a los diferentes requerimientos que han ido apareciendo en el camino.

Casi siempre las personas que trabajan en los servicios de transporte de cosas u objetos lo hacen de forma ocasional o freelance, por lo tanto, lo que hacemos es agrupar a todas esas personas en un solo servicio con nuestra aplicación. Junto con un respaldo de marca que se valida con un sistema de calificación interno del driver que lleva el transporte de la carga de forma segura y a cualquier parte de la región.

-Con esta expansión del negocio tan rápida, ¿consideran analizar más verticales de negocios?

-Por ahora, esta expansión estamos tratando que se dé horizontal, es decir, que los servicios vayan aumentando y expandiéndose en la medida que se requieran y en la mayor cantidad de países posibles. Por ello, hoy nuestra cartilla de productos abarca los que ya tenemos consolidados en materia de transporte.

-¿Cuáles cree que serán los factores clave para la consolidación de Camio en Latinoamérica?

-La buena capacitación de los drivers y expandir de mejor y mayor forma lo que hacemos y cómo lo hacemos. Por ahora, vamos eligiendo mercados que nos puedan aportar un buen número de clientes, y donde nuestros partners locales jueguen un rol fundamental.

Por otro lado, también estamos explorando poder aumentar o ir agregando nuevas características a nuestro servicio de transporte, como trasladar más especies de diferentes tamaños y características.

En resumen, creo que hemos dado con un nicho de negocio que podría de buena forma seguir expandiéndose en la región por mucho tiempo.