Ciudad de México. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, defendió este jueves solicitudes de arbitraje de la estatal eléctrica a una sociedad de empresas de Canadá, Estados Unidos y México y a una firma local, asegurando que los multimillonarios contratos para gasoductos fueron “abusivos”.

La mexicana IEnova, filial de la estadounidense Sempra Energy, informó este martes que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) envió días atrás a IMG -una sociedad con la canadiense TC Energy para el Gasoducto Marino Sur de Texas-Tuxpan- una solicitud de arbitraje.

La medida, que golpeaba desde este miércoles las acciones de IEnova, solicita la nulidad de ciertas disposiciones del contrato de servicios de transporte de ese ducto.

“Aquí se dio a conocer que esos contratos eran abusivos, yo les llamé contratos leoninos porque se entregaron con todos los beneficios para las empresas”, dijo López Obrador, conocido por su acrónimo AMLO, durante su habitual rueda de prensa matutina.

“Se inició un proceso que tiene como propósito principal que haya un diálogo con las empresas. Se va a buscar que, mediante la conciliación, se resuelva el problema”, agregó.

“Aquí se dio a conocer que esos contratos eran abusivos, yo les llamé contratos leoninos porque se entregaron con todos los beneficios para las empresas”, dijo López Obrador.

La mediación se haría en el Tribunal de Arbitraje Internacional de Londres (LCIA, por sus siglas en inglés), dijeron a Reuters fuentes de la CFE.

En febrero, el mandatario acusó a siete empresas de haber cobrado sumas millonarias por contratos firmados en gobiernos anteriores por gasoductos que no se han terminado de construir o no prestan el servicio, entre ellas incluyó a IEnova y TC Energy, además de Carso Energy, filial del Grupo Carso , propiedad del magnate mexicano Carlos Slim.

AMLO dijo entonces que su Gobierno respetaría los contratos entre las empresas privadas y la CFE, tras anunciar que serían revisados, pero afirmó que las firmas no serían vetadas salvo que se determinara alguna omisión en la construcción de las obras.

El mandatario aseguró este jueves que el impasse con la firma canadiense, que el miércoles llevó a su embajador a asegurar que “México no desea respetar los contratos”, no afectará el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que espera su ratificación en los congresos de los últimos dos países.

Más temprano, el Grupo Carso dijo que está analizando el contenido y “el fundamento legal” de una solicitud de arbitraje que recibió este miércoles de la CFE por un contrato de servicio a 25 años para el transporte de gas natural por otro gasoducto, ubicado en el norte del país y que se encuentra en construcción.