Ciudad de México. El presidente de México dijo este lunes que estaría dispuesto a vender a Venezuela gasolina y otros combustibles por razones humanitarias pese a las sanciones impuestas por Washington a varios funcionarios del país latinoamericano, así como a su petrolera estatal.

No obstante, el mandatario Andrés Manuel López Obrador aclaró que no ha recibido ninguna solicitud por parte del gobernante venezolano, Nicolás Maduro.

"No nos ha hecho ninguna solicitud. En el caso que nos hiciera la solicitud y fuese una necesidad humanitaria, lo haríamos", dijo en su conferencia matutina al aclarar que sí procedería pese a las sanciones de Estados Unidos porque México es un país autónomo.

"México es un país independiente, soberano, tomamos nuestras propias decisiones y no nos metemos con las políticas de otros países, es autodeterminación de los pueblos", agregó. "Nadie tiene derecho a oprimir a otros, ninguna hegemonía puede aplastar a ningún país".

Venezuela, en medio una severa crisis económica e hiperinflación, enfrenta además una grave escasez de gasolina debido a la casi total parálisis de su red de refinerías.

Irán envió una flotilla de cinco tanqueros con combustible a su aliado entre mayo y junio. Teherán dijo que continuará con los cargamentos si Caracas pide más, pese a las críticas de Estados Unidos al comercio entre las naciones, ambas bajo el régimen de sanciones de Washington.

El gobierno del presidente Donald Trump está evaluando la imposición de castigos a decenas de petroleros extranjeros por hacer negocios con Venezuela, dijo un funcionario estadounidense más temprano en el mes. Tres operadores navieros dijeron a Reuters que están suspendiendo tratos con el país.