Sao Paulo. La división de nutrición y salud animal de la multinacional Royal DSM inaugurará el próximo 21 de noviembre una fábrica de premezclas para ración animal en Perú como parte de su planeada expansión en América Latina, que prevé crecimiento en los próximos años en países como Brasil, México, Argentina y Paraguay, dijo a Reuters el ejecutivo de la empresa para la región.

En Brasil, por ejemplo, la compañía con sede en Holanda prevé abrir el próximo año en Mairinque (SP), su primer centro de innovación en el país, apostando por la creciente demanda del sector productivo de carnes por ingredientes como vitaminas, minerales y enzimas que ayudan en el aumento de la productividad de aves, cerdos, bovinos y peces.

En el mercado de alimentación animal en el mundo, que ha atraído a compañías de peso como Cargill, DSM quiere "expandirse" en México, enfocarse en los mercados de nutrición de aves, cerdos y acuacultura en Brasil, la ganadería bovina en Paraguay y la avicultura en Argentina, además de Centroamérica, afirmó a Reuters el vicepresidente de Nutrición y Salud Animal de América Latina, Augusto José Adami.

"En América Latina, específicamente en Brasil, la DSM no está corriendo una carrera de 100 metros, sino una maratón. Es el principal mercado que ayudará a alimentar al mundo en el futuro", dijo Adami.

"En América Latina, específicamente en Brasil, la DSM no está corriendo una carrera de 100 metros, sino una maratón. Es el principal mercado que ayudará a alimentar al mundo en el futuro", dijo Adami.

"Es un mercado que va a crecer y estamos invirtiendo para capturar las oportunidades", afirmó, resaltando que en Brasil, el mayor exportador global de carnes de pollo y bovina, "la industria y la ciencia están conectadas".

La compañía proyecta inversiones de cerca de 260 millones de reales (US$69,5 millones) en hasta tres años en América Latina, importes que ya incluyen la nueva unidad del Perú, en la ciudad de Lurín, que duplicará la capacidad de producción en el país, además del centro de innovación en Brasil. El ejecutivo no detalló los aportes.

Con la inversión en Perú, que está entre aquellos mercados con mayor consumo de carne de pollo per cápita de la región, DSM pasa a tener casi 50 unidades productoras de premix en el mundo, siendo 11 en América Latina y tres en Brasil, incluyendo la Tortuga, líder en suplementos nutricionales para el ganado.

Brasil responde por una parte importante de la facturación de DSM Latam, de más de 1.000 de euros (US$1.132 millones) en 2017, mientras que América Latina responde por el 12% de la facturación global de la compañía.

En un mundo cada vez más carente de recursos naturales, las tecnologías de la DSM apuntan a elevar la productividad de la agropecuaria, con foco en la sostenibilidad.

"Buscamos no sólo con el premix, sino también con otros aditivos ofrecidos al mercado enfocarse en una mayor productividad con menor volumen de recursos. Con eso, consume menos granos, menos agua, genera una cadena de sustentabilidad", comentó el ejecutivo.

Recordó que, en el caso del mercado de ganado, la tendencia es cada vez mayor de una pecuaria más intensiva. Y los productos premix, utilizados para reforzar la ración, pasan a tener papel cada día más importante.

La compañía también actúa en la producción de ingredientes para las industrias de alimentos y farmacéuticas, obteniendo facturación de 8.630 millones de euros (US$9.777 millones) en el mundo en 2017.