Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó el miércoles al expresidente de Colombia Álvaro Uribe y al embajador de esa nación en Estados Unidos, Francisco Santos, de tramar un plan para asesinarlo.

En otras oportunidades Maduro ha acusado a autoridades colombianas de conspirar para acabar con su vida, pero esta vez afirmó saber que en la casa del exmandatario colombiano supuestamente se ha discutido un ataque contra él y otros dirigentes oficialistas venezolanos que no mencionó.

La Cancillería colombiana y portavoces de la presidencia de ese país no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios. No fue posible contactar al expresidente Uribe o su jefe de comunicaciones.

"Es un plan para ingresar 32 mercenarios para intentar asesinarme a mí y a dirigentes de la revolución", dijo Maduro en medio de un discurso transmitido por una cadena de televisión y radio.

"Álvaro Uribe Vélez, Francisco Santos y (el líder opositor venezolano) Lester Toledo lo han discutido en el búnker de la casa donde vive Uribe (...) Pero aquí estamos protegidos por Dios", agregó.

Toledo, un dirigente opositor regional, fue designado por Juan Guaidó como coordinador internacional para la ayuda humanitaria de Venezuela y está radicado en Colombia.

En julio, Maduro pidió a las Fuerzas Armadas de Colombia desobedecer "órdenes" de supuestos "planes de agresión militar" contra Venezuela, en otra señal del deterioro de las relaciones entre los países sudamericanos.

El mandatario venezolano suele llamar a su homólogo Iván Duque "lacayo" de Estados Unidos y el año pasado denunció que drones que explotaron en una parada militar que presidía habían entrado al país desde Colombia, como parte de un plan terrorista.