Estados Unidos acordó invertir en Centroamérica y el sur de México para promover el desarrollo y ayudar a contener la migración, dijo el jueves el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, luego de una cumbre entre líderes de Norteamérica.

Funcionarios mexicanos dieron a conocer algunas de las conclusiones del encuentro entre el presidente Andrés Manuel López Obrador, el mandatario estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en Washington.

"Se va a invertir por parte de Estados Unidos en un programa que probablemente se va a llamar 'sembrando oportunidades', que es la respuesta a lo que el presidente López Obrador vino planteando, respecto a Centroamérica, principalmente, y el sur de México", dijo Ebrard.

El funcionario no dio detalles ni cuánto se invertiría, pero dijo que el gobierno mexicano trabajará con agencias estadounidenses en los próximos días.

Muchas personas desde Centroamérica y el sur de México intentan cruzar sin documentos migratorios a Estados Unidos buscando mejores condiciones de vida.

Mientras tanto, la cancillería mexicana dijo que los líderes de América del Norte acordaron en la llamada reunión de los "Tres Amigos" fortalecer las cadenas de suministro. Los cuellos de botella han dado un duro golpe a la industria automotriz y otros muchos sectores.

Otra conclusión fue que buscarán un enfoque coordinado para resolver el problema que representa que cientos de miles de armas de fuego crucen hacia México anualmente, añadió.

También los tres países norteamericanos apoyarán a El Caríbe y a naciones de América Latina que no han tenido la posibilidad de acceder al número de vacunas contra COVID-19 que necesitan.

Ebrard dijo que los gobiernos acordaron que la Ciudad de México será la sede de la próxima cumbre de líderes norteamericanos el próximo año.