Fiscales en Estados Unidos han imputado cargos al fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, en un procedimiento secreto que se ha revelado por error, según aseguraron este viernes Wikileaks y el diario estadounidense The Washington Post.

En un escrito a un juez que se hizo público, el fiscal federal adjunto Kellen S. Dwyer instó a mantener bajo secreto el caso de Assange "debido a la sofisticación del acusado y la publicidad que le rodea, es probable que ningún otro procedimiento mantenga confidencial el hecho de que Assange ha sido imputado", dijo.

Dwyer también pidió que los cargos se mantuvieran en secreto "hasta que Assange sea arrestado”.

No queda claro qué se le imputa a Assange, aunque en el pasado Estados Unidos estudió posibles cargos por conspiración, robo de propiedad gubernamental o violación de la Ley de Espionaje por la gran filtración de Wikileaks en 2010.

"El Departamento de Justicia de Estados Unidos ‘accidentalmente' revela la existencia de cargos sellados (o un borrador) contra el editor de WikiLeaks, Julian Assange, en un aparente error de cortar y pegar”, apuntó Wikileaks.

Wikileaks denunció la presunta imputación a través de su cuenta de Twitter y publicó el supuesto documento que solicita mantener los cargos en secreto.

"El Departamento de Justicia de Estados Unidos ‘accidentalmente' revela la existencia de cargos sellados (o un borrador) contra el editor de WikiLeaks, Julian Assange, en un aparente error de cortar y pegar”, apuntó Wikileaks.

Uno de los abogados de Assange, Barry J. Pollack, dijo a The Washington Post que "la única cosa más irresponsable que imputar a alguien por publicar información veraz sería poner en un escrito público información que claramente no estaba destinada al público y sin avisar a Assange".

"Obviamente, no tengo ni idea de si realmente le han acusado o de qué, pero la idea de que se puedan imputar delitos federales por publicar información veraz es un precedente peligroso", añadió.

Ecuador acogió a Assange en su embajada en Londres en 2012 cuando estaba acusado en Suecia de una agresión sexual.

Aunque el caso en Suecia se archivó, Assange sigue recluido en la legación por temor a que su salida provoque una petición de extradición por parte Estados Unidos y su inmediata detención.