Nueva York. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ratificó este miércoles su apoyo al jefe del Congreso de Venezuela, Juan Guaidó, elogió a los líderes latinoamericanos que lo respaldan, aumentó el financiamiento a la oposición y prohibió a los altos funcionarios del gobierno del mandatario Nicolás Maduro ingresar a Estados Unidos.

En un encuentro aparte de la reunión anual de líderes mundiales de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Trump dijo a los presidentes latinoamericanos que reconocen a Guaidó como el legítimo mandatario de Venezuela que eran parte de una "coalición histórica".

Washington ha incrementado las sanciones contra Venezuela para presionar la salida de Maduro del poder, quien fue reelegido en cuestionados comicios en mayo de 2018 y en cuya gestión se ha profundizado el colapso de la economía.

La reunión en Nueva York fue parte de los esfuerzos de la administración de Trump para mantener a Venezuela "a la cabeza de la agenda internacional", dijo este lunes un alto funcionario del Departamento de Estado, bajo condición de anonimato, y rechazando las percepciones de que el compromiso de Washington con la nación OPEP estaba disminuyendo.

"Estamos dando millones y millones de dólares en ayuda, no es lo que queremos (...) pero tenemos que hacerlo", dijo Trump en conferencia de prensa el miércoles. "La gente está muriendo, no tienen comida, no tienen agua, no tienen nada".

Estados Unidos le estaría dando a Guaidó US$52 millones para financiar a su gobierno, parte de esos recursos eran del aporte previsto para los países de América Central, dijo este miércoles el director de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional, Mark Green.

Estados Unidos le estaría dando a Guaidó US$52 millones para financiar a su gobierno, parte de esos recursos eran del aporte previsto para los países de América Central, dijo este miércoles el director de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Mark Green.

Guaidó y sus aliados latinoamericanos consideran a Maduro una amenaza a la estabilidad regional, y en su discurso ante la Asamblea General el miércoles, el presidente colombiano, Iván Duque, dijo que daría a la ONU un dossier que demuestra que Maduro estaría apoyando a rebeldes armados colombianos.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, de quien se espera que se dirija a la asamblea este jueves, calificó el discurso de Duque de "vergonzoso". Maduro dice que Guaidó es "títere" de Estados Unidos y tiene el apoyo de Cuba, Rusia y China.

Presión en Europa. En paralelo, Trump firmó este miércoles una proclama que prohíbe a altos miembros del gobierno de Venezuela y a sus familiares ingresar a Estados Unidos. La medida incluye a los funcionarios con rango de viceministro o superior, todos los militares sobre el rango de coronel, a los integrantes de la Asamblea Constituyente y todos sus familiares inmediatos.

Es probable que esa medida aumente la presión sobre Europa. Si bien la Unión Europea ha sancionado a varios miembros individuales del gobierno de Maduro, la oposición, Estados Unidos y otros países latinoamericanos le han pedido más.

En una declaración conjunta, el Grupo de Lima de países latinoamericanos y el Grupo de contacto internacional liderado por Europa, dijeron que "reafirmaron su invariable compromiso con la recuperación de la democracia" en Venezuela. La declaración no menciona sanciones.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, el principal diplomático entrante para la UE, dijo en un comunicado que "la salida a la crisis venezolana debe producirse a través de una vía pacífica y negociada que conduzca a unas elecciones presidenciales anticipadas con debidas garantías".