Pasar al contenido principal
Beatriz Guillén, directora de Ventas Globales de Iberia: “Esperamos comenzar 2023 con un 105% de capacidad”
Miércoles, Diciembre 21, 2022 - 20:55
Beatriz Guillén, directora de Ventas Globales de Iberia: “Esperamos comenzar 2023 con un 105% de capacidad”

Para la aerolínea española, Latinoamérica es un mercado estratégico y el próximo año será un periodo clave para consolidar sus operaciones. Tras recuperar la oferta de rutas y capacidad, Iberia se prepara para atender la gran demanda suprimida de viajeros que se vieron impedidos de viajar por las restricciones pandémicas. Además, apunta a tener una operación más sostenible, tras el cambio de aviones con menor consumo de combustible.

Junio de 2022 fue un mes de inflexión para Iberia. La aerolínea de origen español -parte del Grupo IAG que es también dueño de British Airways- ya volaba a un 85% de su capacidad y para el próximo año prevé llegar a un 105% por encima de lo registrado en 2019, antes del surgimiento de la letal pandemia. 

El viaje en los últimos casi tres años para la compañía, al igual que todas en la industria aérea, ha tenido muchas turbulencias. No obstante, gracias a una anticipada reorganización  y disciplina de costes para buscar oportunidades de ingresos y la política de nunca dejar de volar, Iberia pudo mantener el vuelo, a diferencia de otras compañías que se quedaron en el camino.

AméricaEconomía conversó con Beatriz Guillén, directora de Ventas Globales de Iberia, sobre la región de Latinoamérica, la cual considera clave para la operación gloal de la compañía y donde ha puesto la mira en el corto plazo en los mercados de México, Colombia y Argentina.

-Iberia ha recuperado la capacidad de sus vuelos, ¿qué indicadores se ven en la región que también se está recuperando y cómo está impactando en la operación de Iberia?

Este año, sobre todo a partir de junio, marcó un punto de inflexión completo en la recuperación de la industria. Para el verano [boreal] estábamos operando al 85% de nuestra capacidad. Ya en el cuarto trimestre vamos a operar al 95% y para que te des una idea de cómo nos hemos recuperado, al primer trimestre del próximo año vamos a terminar con un 105% de capacidad por encima de 2019. Es cierto que hay ciertos segmentos de tráfico que no se han recuperado al 100%, sobre el corporativo, dependiendo del país, anda entre el 80% y 90%, pero incluso ese segmento que esperábamos que se recupere más adelante, lo ha hecho más rápido de lo que originalmente habíamos planteado.

-¿A qué está se debe esta recuperación? ¿La pandemia ya no es un factor determinante a la hora de viajar?

Lo es cada vez menos. Durante dos años la gente no pudo viajar y viajar ya no es considerado un lujo o algo completamente fuera del pensamiento de los patrones de decisión de consumo o de compra de una persona. Las ilusiones de volar siempre existen. Mientras una persona experimenta lo que es viajar, es raro que se le quiten esas ganas y si por dos años no lo puedes hacer, el ánimo y el deseo están ahí. Ha habido una demanda que ha estado ahí, dormida, esperando que se levanten las restricciones de viaje. Con las vacunas y todo lo que el mundo ha pasado, la gente se ha dado cuenta de qué se trata y uno lo sabe manejar mejor y dice ‘no me voy a privar de viajar y de conocer si ya sé cómo se maneja esto’. Esa demanda es la que ha surgido en este momento.

-¿Qué tan importante es Latinoamérica para la operación global de Iberia? ¿Qué tanto aporta?

Siempre decimos internamente que somos una aerolínea europea, pero con corazón y alma latinoamericana porque para nosotros esa conexión que existe entre Latinoamérica y España, particularmente, es muy relevante. El 50% de nuestra capacidad y el 50% de nuestros ingresos son entre las rutas de Latinoamérica, por lo tanto para nosotros es bastante relevante este mercado. Tenemos 75 años de estar operando en América Latina, el primer destino fue Argentina y volamos a 18 destinos y 16 países y, por lo tanto, como región, es sumamente relevante y nos gusta también ser la puerta de América Latina a Europa, facilitarle al viajero latinoamericano -que por cercanía o por idioma- puede decir ‘mi viaje va a ser lo menos complicado posible porque sé que voy a llegar a Madrid y en Madrid tal vez me quedo unos días, pero después conectaré y haré el resto de mi viaje a Europa’. Le quitamos esa fricción al viajero, facilitando la conexión.

-México es el mercado con mayor oferta de vuelos que tienen en esta región. ¿Qué otros mercados son tan relevantes o cuáles están encaminados a serlo?

México es un mercado en el que tenemos tres vuelos diarios en promedio, pero también estamos trabajando en otros mercados. Por ejemplo, en Argentina la idea es llegar a dos vuelos diarios. Colombia quisiéramos llevarlo a dos vuelos diarios. En este país estamos ofreciendo, desde principios de este año, más vuelos desde la pandemia. Nuestro objetivo es tener en el resto de mercados como mínimo un vuelo diario a todos los destinos que tenemos. Luego iremos viendo si es que hay demanda que surge en otros lados para aumentar frecuencias, aviones más grandes o abrir ciudades secundarias, pero México, Argentina y Colombia son los mercados que están en nuestra mira en el corto plazo.

-En agosto firmaron un acuerdo con Viva Aerobus, para ampliar la red de conexiones. ¿Qué otros acuerdos tienen? ¿Piensan sumar más?

Tenemos varias alianzas en toda Latinoamérica. En México tenemos Viva Aerobus, teníamos con Interjet, pero obviamente durante la pandemia quebró. Incluso en algún momento tuvimos con Aeroméxico. En Centroamérica estamos con Copa Airlines y Avianca Airlines. En Colombia estamos tanto con Avianca como con Latam. Con Latam tenemos un joint business o un negocio compartido en Perú y Ecuador. Tenemos también un acuerdo de código compartido con ellos en Chile, Sao Paulo y acuerdos con Boliviana de Aviación. Estamos tratando de nutrir lo más posible nuestra red y el único caso pendiente que tenemos es Argentina por la salida de Latam en ese país y estamos siempre buscando cómo asegurarnos de tener toda la conexión posible para el interior de los países en los que operamos. 

-Viajar ya no es un lujo y ha habido una explosión low cost, ¿cómo cubren ese espacio de mercado?

De dos formas. La primera, en el mercado de corto y medio radio en Europa, somos competidores de Ryanair, EasyJet y todas las aerolíneas de bajo costo, tenemos a Iberia Express que es nuestro modelo de bajo coste en el cual competimos y tenemos una muy buena disciplina de costes para lograr ofrecer a los viajeros que quieren viajar con Ryanair, puedan hacerlo con Iberia Express exactamente en las mismas condiciones. También como Grupo IAG (dueño de Iberia), tenemos a Vueling que en el 60% de los mercados donde compite está uno a uno con Ryanair y para nosotros es una excelente aerolínea que ofrece ese tipo de servicios para los viajeros que quieren más un servicio de yo quiero viajar del punto A al punto B y todo lo demás lo iré viendo en el camino. Hablando en el largo radio, como grupo tenemos a LEVEL que es una aerolínea del grupo que también es de largo radio y de bajo coste y ofrecemos lo mismo que ofrecería un Ryanair o lo que ofrecía en un momento Norwegian en estas rutas. Para nosotros ese es el vehículo correcto para competir como Iberia. Siempre tenemos nuestras campañas de precios especiales, pero estructuralmente, como una aerolínea de bajo coste usamos mucho a Level en largo radio y a Iberia Exprés en el corto. LEVEL vuela de Buenos Aires a Santiago, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco. Opera desde Barcelona hacia destinos de largo radio.

En Colombia y Argentina, Iberia apuesta por llegar a dos vuelos diarios.

 

-¿Cómo van en términos de ocupación?

En el tercer trimestre cerramos en un 84% de ocupación aproximadamente, tres puntos por debajo de 2019. La recuperación es bastante buena, incluso vamos viendo en el cuarto trimestre que estamos alcanzando los niveles de 2019, por lo tanto, también la recuperación se da también a nivel de tráfico. Estamos a tres o cuatro puntos debajo de 2019, no es mucho. 84% de ocupación es un buen nivel de ocupación para la industria.

-La industria aérea ha sido bastante golpeada por la pandemia. Muchos jugadores quebraron y salieron del mercado. ¿Cómo sobrevivió Iberia estos últimos años?

Iberia ha venido transformándose desde 2003. Ha pasado por un proceso de transformación y disciplina de costes para buscar oportunidades de ingresos y han sido casi 10 años en los que hemos estado en esta reestructuración. Así, cuando vino la pandemia, nos agarró con las tareas ya hechas. Las tareas más duras ya habían sido implementadas y eso ayudó bastante a que pudiéramos sortear esta crisis, que nos ha pegado y hemos perdido en dos o tres años lo mismo que hemos ganado en los últimos ocho años. No ha sido tampoco maravillosa, pero hemos salido a flote, que era algo importante. El objetivo -cuando entramos a la pandemia- es que de esta vamos a salir porque consideramos que tenemos una estructura de costes bastante depurada y teníamos bastante disciplina en la forma en que hacíamos nuestros ingresos. Algo que ha sido relevante fue la estrategia que tomamos de nunca dejar de volar. Hicimos un análisis y vimos que si las rutas salían rentables y cubrían los costes, pues a volar. Eso ayuda bastante en que tú maquinaria esté engrasada para que en los momentos en los que de repente salta la demanda, como nos pasó en junio de este año, ya estábamos listos y recuperados. Los pilotos y las tripulaciones en todo el mundo estaban activados. Incluso el aeropuerto de Barajas, que tal vez no es nuestro directamente, pero la operación ya sabía manejarla porque nunca habíamos dejado de volar. Hacíamos vuelos de repatriación, vuelos de carga y vuelos combinados. Teníamos una base de costos bastante acotada y por lo tanto dijimos ‘esto va de ingreso, esto va de caja, esto va para generar conectividades’ y eso ha funcionado bastante bien.

En estos últimos dos años también ha salido al ruedo el tema de la sostenibilidad y las aerolíneas están siendo bastante presionadas para reducir el impacto ambiental. ¿Cómo viene trabajando Iberia para lograr una operación más sostenible? 

Antes de la pandemia teníamos 14 aviones A340 que eran bastante viejos, con dos motores, los sacamos todos.Decidimos de una sola vez y vamos empezar a recibir aviones A350 que en promedio consumen un 35% menos de combustible y por lo tanto las emisiones que generan son menores. En la red de corto radio, hicimos lo mismo con el A320 y ahora tenemos una flota de A320 Neo y A321 Neo bastante moderna y mucho más eficiente. Por un lado está la parte de sostenibilidad, de cambio climático en la cual estamos apostando con mejores aviones y mejor tecnología y también estamos buscando alternativas para aumentar la producción de combustible sostenible lo más rápido posible. Con Iberia Express, que es nuestra aerolínea de bajo costo, vamos a empezar a operar en un par de semanas los vuelos entre Sevilla y Madrid con biocombustible generado a partir de las semillas de las aceitunas. Es maravilloso porque todo el sur de España está completamente lleno de olivos y de aceitunas y usamos todos esos residuos de semillas que salen de la producción y los transformamos en combustible sostenible. Por otro lado consideramos que la sostenibilidad, sobre todo en nuestras regiones de América Latina viene por generar prosperidad y eso se logra dando acceso a un empleo digno, generando riqueza dentro de las poblaciones, no solo dentro de las grandes ciudades El turismo que llevamos es importante para eso y estamos generando informes y estudios profundos con PwC y otras consultoras para ver el impacto que tienen las rutas entre América Latina y España en la generación de prosperidad para los países a los cuales volamos. Esa parte de la sostenibilidad es relevante.

-¿En América Latina qué proyecciones tiene Iberia para el cierre de este año y qué expectativas tiene para 2023?.

En América Latina hemos tenido buenos factores de ocupación. Hay destinos donde estamos operando con muy buena demanda con aviones bastante llenos. Hemos lanzado recientemente de la ruta de Río de Janeiro y de Caracas que eran las que nos faltaban para completar nuestra red de destinos, por lo tanto eso era importante recuperarlo. Tenemos en 2023 la llegada de nuestros nuevos A350 que vienen con una nueva cabina business y mejoras en el producto de premium economy y economy también. Tenemos un año bastante emocionante en cuanto a cambios de productos, consolidando nuestra red de rutas y la capacidad que tenemos en estos mercados, mejoras tecnológicas, el internet a bordo es gratis para todos los miembros de Iberia Plus para mensajería y eso es un factor que nos acerca un poco más y nos mejora el producto bastante. Latinoamérica va a seguir siendo clave para nosotros. En 2023 esperamos comenzar el año con un 105% de capacidad. Es cierto que el futuro es incierto, hay cosas que no sabemos cómo nos va a pegar, pero de momento somos realistas, pero optimistas en cuanto a esta región y todo lo que se viene. Estamos apostando mucho por fortalecer nuestra capacidad en Latinoamérica y nuestro producto.

Autores

Natalia Vera Ramírez