Pasar al contenido principal
¿Qué se viene para el “triángulo de litio” este 2024?
Miércoles, Enero 31, 2024 - 11:45
Litio. Foto: Xinhua.

En su carrera por ser el principal suministrador global del oro blanco en un contexto donde se apuesta por la electromovilidad, las estrategias y acuerdos para la industrialización serían clave ahora que Brasil se presenta como el nuevo competidor.

Compañías fabricantes de vehículos como Tesla y BYD iniciaron su expansión en la región empezando por el “triángulo de litio” —Argentina, Chile y Bolivia—. que alberga el 46% de las reservas mundiales, con el propósito de también extraer este mineral de las minas. Y es que el oro blanco es clave para la producción de baterías, una tecnología usada por los vehículos eléctricos y para la descarbonización del transporte. Es por ello también que según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) se proyecta que se quintuplique la demanda global de litio desde 2022 hasta 2030. 

En este contexto, las proyecciones de producción para Argentina sobresalen en comparación con otros países proveedores de litio. Según el análisis de la consultora CRU Group, se espera un crecimiento anual del 8% en la producción de litio en Chile y un 16% en Australia hasta el año 2027, mientras que Argentina aspira a lograr una ascensión anual promedio del 50%. 

“Me llamó Elon Musk [CEO de Tesla]. Está sumamente interesado en el litio, y también lo está el gobierno y muchas empresas de Estados Unidos, pero necesitan un marco jurídico que respete los derechos de propiedad”, había comentado el presidente de Argentina, Javier Milei, a fines de 2023. 

Algunos especialistas advierten que el DNU implica la derogación de la Ley de Tierras —sancionada en 2011— que establece un límite a la compra de tierras o bienes de dominio público por parte de extranjeros. Por ello, el particular interés del magnate sudafricano en las tierras argentinas productoras de litio (Jujuy, Catamarca y Salta) desató críticas y preocupaciones, pues se estaría cambiando el marco jurídico para la extracción del denominado oro blanco y abriría la posibilidad de su extranjerización. 

Ante ello, algunos actores del sector, como el Instituto Consenso Federal (ICF), proponen crear una empresa federal de litio argentino conformada por las provincias asociadas. Tal y como actualmente tiene Arabia Saudita, Rusia, India, Turquía, México y Bolivia. 

Lee más en: El litio en el DNU de Milei: advierten una posible extranjerización del recurso 

Actualmente hay 38 proyectos mineros en Argentina, considerando aquellos en exploración avanzada, construcción y en producción. Entre estos está el proyecto Fénix (Catamarca) operado por la estadounidense Livent, Sales de Jujuy (Jujuy), y desde junio la producción del litio en el yacimiento Cauchari-Olaroz (Jujuy) operado por la Minera Exar, una sociedad argentina cuyos accionistas mayoritarios son la canadiense Lithium Americas Corp y la china Ganfeng Lithium, que también opera los los proyectos Mariana, Pozuelo-Pastos Grandes, Incahuasi y Sal de la Puna en Salta. Cabe recordar que desde mayo Livent y Allkem se fusionaron para crear NewCo, una empresa global para la producción de litio. 

Más recientemente, Ganfeng Lithium y Hyundai Motor establecieron un acuerdo —que se extiende desde el 1 de enero de 2024 hasta el 31 de diciembre de 2027— en el que las subsidiarias de la compañía china suministrarán productos de hidróxido de litio a la automotriz para la producción de baterías de vehículos eléctricos. Asimismo, la empresa minera estatal india Khanij Bidesh India Limited (Kabil) invertirá US$ 24 millones en la exploración y extracción de litio en 15.000 hectáreas de la provincia argentina de Catamarca. 

"El proyecto ayudará a la India a fortalecer los suministros de litio, al mismo tiempo que desarrollará la minería de litio y los sectores downstream [procesamiento, comercialización y distribución del mineral] de ambos países", aseguró el ministro de Asuntos Parlamentarios, Carbón y Minas de India, Joshi Pralhad, en su perfil oficial de la red social X (antes Twitter).

Ahora bien, en base a datos oficiales correspondientes a los primeros 10 meses del año, que detallan ventas externas del complejo litífero por US$ 682 millones en dicho periodo, un análisis de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) de Argentina estimó que el año concluiría con exportaciones cercanas a los US$ 900 millones, denotando un aumento del 27% en relación con el año 2022. 

Sin embargo, pese a las expectativas alentadoras, esta semana el precio del litio se ha desplomado más de un 80% en el último año, alcanzando los US$ 13.200 por tonelada, su nivel más bajo desde 2020, después de que el mercado sufriera un exceso de oferta, según el grupo de datos Benchmark Mineral Intelligence 

“Los precios del litio han estado bajo presión, ya que el mercado ha pasado de un déficit a un superávit. Los operadores se han mostrado reacios a reducir la producción, la cartera de proyectos está repleta y seguimos esperando excedentes muy elevados. Esto debería mantener la presión sobre los precios por ahora”, explicaron recientemente en su reporte Global Metals Weekly el Bank of America (BofA). 

Lee más: Amenazas al Triángulo del litio: caída de precios, descubrimientos en otras latitudes y mayor competitividad  

Asimismo, agregaron que están bajando sus estimaciones este año para el carbonato de litio de US$ 16.500 a US$ 10.500 por tonelada y para el hidróxido de litio de US$ 18.000 a US$ 11.613 por tonelada. 

CASO CHILE 

En su más reciente informe, la Organización Latinoamericana de la Energía (Olade) determinó que Latinoamérica y el Caribe deberá duplicar su producción de cobre e incrementar diez veces su producción de litio en las próximas dos décadas. 

"Sin América Latina, es difícil conseguir una transición global, dada la relevancia estratégica que tienen estos minerales críticos en las distintas tecnologías que son protagonistas en la transición energética en el mundo", manifestó el secretario ejecutivo de la Olade, el chileno Andrés Rebolledo. 

En Chile,  segundo productor de litio después de Australia, la producción de este recurso había estado en manos de las empresas privadas SQM y Albemarle. Sin embargo, con el 'Plan Estratégico de Explotación del Litio', anunciado en abril pasado, el presidente Gabriel Boric propuso una alianza entre el sector público y el privado para la gestión del mineral en los nuevos proyectos que desarrolle el país. 

En consecuencia, el también principal país productor de cobre anunció la firma de un memorándum de entendimiento por parte de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco) y SQM, según el cual crearán una nueva sociedad para explotar conjuntamente el Salar de Atacama, una de las principales reservas de litio del mundo, hasta 2060. En este proyecto la estatal tendrá un 51% de las acciones.

Esta colaboración a través del nuevo modelo de negocio beneficiaría a las finanzas de Chile, puesto que con una producción proyectada de 300.000 toneladas de litio, se espera que el Estado reciba cerca del 1% de su PIB.

Lee más: Chilena Codelco y SQM pactan acuerdo para explotación de litio en el Salar de Atacama hasta 2060 

Con respecto a los otros proyectos llevándose a cabo en el país está la inversión de US$ 290 millones de BYD en una planta para productos de valor agregado en la industria del litio como parte de un acuerdo con la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).  Asimismo, la multinacional francesa Eramet concretó la adquisición de 120.000 hectáreas de concesiones para exploración y explotación de minerales que abarcan varios salares en la región de Atacama. Ya desde junio de 2023, el principal productor mundial de manganeso había establecido su subsidiaria chilena con el enfoque específico de desarrollar negocios y exploración de litio. 

Hace unos días, la empresa automotriz Tesla anunció que inaugurará su primera tienda en el país el próximo 31 de enero. En 2022 y 2023, sus ejecutivos habían mostrado interés por las reservas de litio nacionales y sostuvieron audiencias con el Gobierno de Chile mediante Cancillería, la Corfo y el Ministerio de Minería, pero finalmente se decidieron por instalar su planta en México. 

CASO BOLIVIA 

Su país vecino, Bolivia, bajo los gobiernos de Evo Morales y Luis Arce, ha mantenido su posición firme en la necesidad de que el control absoluto del litio recaiga en manos del Estado. 

Al igual que Argentina y Chile, aunque bajo diferentes fórmulas, buscan evitar que sus países vendan la materia prima sin entrar en la cadena productiva.

A finales de enero de 2023, la empresa estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) formalizó un acuerdo con el consorcio chino CATL BRUNP & CMOC (CBC) para establecer dos complejos industriales en los salares de Uyuni (Potosí) y Coipasa (Oruro). 

En diciembre de 2023, el presidente Arce inaguró lo que él mismo llamó la punta de lanza de la industrialización del país altiplánico: la Planta Industrial de Carbonato de Litio. Esta produciría inicialmente el 30% de su capacidad durante 2024, y para 2025 llegaría al 100% alcanzando las 15.000 toneladas de carbonato de litio. 

Entre otros acuerdos firmados está el de la rusa Uranium One Group para la construcción de la primera planta semi industrial con tecnología de Extracción Directa de Litio (EDL) que se emplazará en Colcha “k”, Potosí, con una inversión de US$ 450 millones. Y también un segundo convenio para la instalación de una planta piloto de EDL en el salar de Uyuni, Potosí, con el consorcio chino CBC. 

Sin embargo, si bien los especialistas coinciden que Bolivia se está poniendo al día con los proyectos litíferos, los tres países parecen ignorar la cercanía del gigante sudamericano por el mineral. Y es que de acuerdo con informes de Agencia Brasil y Statista, Brasil ha emergido como el quinto mayor productor mundial de litio. 

Según el Servicio Geológico, el país alberga alrededor de 45 depósitos litíferos, garantizando un suministro a largo plazo de este mineral crítico para la transición energética. En específico, el Valle de Jequitinhonha se destaca por el grado de pureza que tiene ahí el mineral, lo que se traduce en baterías de mayor potencia. 

El primer movimiento decisivo habría sido la instalación de la planta de automóviles eléctricos de BYD en el país, la primera que tienen fuera de Asia. Sus representantes, además de asegurar que habrá una inversión de US$ 609 millones para impulsar la economía local y que se crearán más de 10.000 empleos, confirmaron que la empresa pretende verticalizar su producción de vehículos eléctricos en Brasil, abarcando desde la exploración y el procesamiento del litio hasta la fabricación de baterías y vehículos. 

En suma, en la carrera por el litio en la región las estrategias adoptadas por cada país hace que avancen a diferentes velocidades en un mundo que demanda una transición energética —no solo en el sector de transporte— más acelerada.

Autores

AméricaEconomía.com