México suspendió este miércoles "hasta nuevo aviso" las operaciones de los aviones Boeing 737 MAX 8 y MAX 9, luego de que una aeronave similar se estrelló el fin de semana en Etiopía, dijo la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) del país latinoamericano.

La decisión de México coincide a la que este míercoles también tomaron Brasil, Colombia y Panamá.

"Con base en la información disponible de autoridades aeronáuticas internacionales, la Autoridad Aeronáutica Mexicana considera necesaria la aplicación de acciones que garanticen la seguridad y confianza de los usuarios que utilizan las aeronaves en nuestro espacio aéreo", dijo la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México en un comunicado.

El aeropuerto internacional Benito Juárez, que sirve a Ciudad de México, es la terminal aérea más conectada de Latinoamérica.

Panamá, cuyo aeropuerto funciona como un hub regional, basó la prohibición de las operaciones de ambos modelos de Boeing sobre su espacio aéreo en "la poca información oficial obtenida del fabricante".

Este miércoles, la compañía aérea panameña Copa Airlines también suspendió las operaciones de su flota de seis Boeing 737 MAX 9.

Más temprano, la panameña Copa Airlines también suspendió las operaciones de su flota de seis Boeing 737 MAX 9.

Las autoridades colombianas informaron que ninguna aerolínea de ese país opera aeronaves Boeing 737 MAX.

"A partir del día de hoy no podrán operar aeronaves B737 MAX en el territorio nacional ni podrán sobrevolar el espacio aéreo colombiano", dijo un comunicado del organismo rector de la aviación civil en Colombia.

El accidente en Etiopía, que aún no tiene una explicación, siguió a otra que involucró a un Boeing 737 MAX en Indonesia hace cinco meses que mató a 189 personas. Si bien no hay pruebas de ningún vínculo, los desastres han asustado a los pasajeros.

En tanto, la agencia federal de Alemania, responsable de investigar los accidentes aéreos, dijo que no analizará la caja negra del avión de Ethiopian Airlines, lo que generó incertidumbre sobre el proceso de averiguar qué pudo haber causado el desastre.

"Este es un nuevo tipo de avión con una nueva caja negra y con nuevo software. No podemos hacerlo", dijo Germout Freitag, un portavoz de la Oficina Federal de Investigación de Accidentes de Aeronaves de Alemania (BFU).

El portavoz de Ethiopian Airlines, Asrat Begashaw, aseguró que aún no estaba claro qué sucedió el domingo, pero su piloto había informado de problemas de control en lugar de factores externos como las aves.

"El piloto reportó problemas de control de vuelo y solicitó regresar. De hecho, se le permitió regresar", dijo.

*Con información de Reuters.