El ex presidente boliviano Evo Morales ha llegado este jueves a Argentina para quedarse en calidad de "refugiado", según ha informado el nuevo ministro de Exteriores del país, Felipe Solá.

Solá ha explicado que Morales ha llegado a Argentina en un operativo secreto desde Cuba, a donde viajó la semana pasada desde México por razones médicas, tal y como reveló entonces el líder indígena.

"Les he dado asilo para que entren al país", dijo Solá a la cadena de televisión TN, donde explicó que el exmandatario aterrizó en la mañana de este jueves en el aeropuerto internacional de Ezeiza, acompañado del exvicepresidente Álvaro García Linera y otros ciudadanos bolivianos.

"La condición de refugiado la da el Ministerio del Interior, se la va a conceder supongo que en pocas horas", explicó Solá, quien agregó que se le solicitó a Morales "el compromiso de no hacer declaraciones políticas en Argentina".

"La condición de refugiado la da el Ministerio del Interior, se la va a conceder supongo que en pocas horas", explicó Solá, quien agregó que se le solicitó a Morales "el compromiso de no hacer declaraciones políticas en Argentina".

Argentina limita con Bolivia en su frontera noroeste y el país posee una importante comunidad de inmigrante de ciudadanos bolivianos.

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) detectara "irregularidades" en las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre.

En un primer momento se instaló en México como asilado político, si bien había pedido al presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, poder quedarse en la nación austral, donde recalaron sus dos hijos, Evaliz y Álvaro, el mes pasado, de acuerdo con la prensa local.

Fernández, candidato 'kirchnerista', tomó posesión el 10 de diciembre poniendo fin al mandato de Mauricio Macri, en las antípodas políticas de Morales, razón por la cual el ex presidente boliviano habría esperado al cambio de inquilino en la Casa Rosada.