Washington. Luis Almagro denunció este viernes la presunta participación de ciudadanos cubanos en la violación de derechos humanos en Venezuela y en Nicaragua.  Prometió que "hará justicia" en esos países, donde nacionales cubanos presuntamente han dirigido "torturas".

El secretario general de la OEA pronunció el discurso inaugural de una conferencia sobre derechos humanos en Cuba en la sede de la Organización de Estados Americanos, en Washington, un encuentro que definió como una reunión para hablar sobre los "crímenes de lesa humanidad en Cuba". 

Almagro afirmó que combatir "la privación de libertades" de Cuba será una "prioridad la agenda interamericana". 

"Mientras Cuba sea una dictadura, persiguiendo, asesinando, torturando y silenciando a su gente, enseñando a otros de la región a perseguir, a asesinar, a torturar y a silenciar, no podremos tener un hemisferio completamente desprovisto de malas prácticas que afectan la libertad, la democracia y la paz", subrayó.

"Mientras Cuba sea una dictadura, persiguiendo, asesinando, torturando y silenciando a su gente (...) no podremos tener un hemisferio completamente desprovisto de malas prácticas que afectan la libertad, la democracia y la paz", subrayó.

Torturas "en presencia cubana". Además, Almagro aseguró que ha habido "presencia cubana" en torturas cometidas en Venezuela. "Se estima que la presencia cubana en Venezuela es de 46.000 personas, una fuerza de ocupación que enseña a torturar, a reprimir, que hacer tareas de inteligencia, de documentación civil, de migración", dijo.

En Nicaragua, prosiguió, personas que han sido torturadas en el marco de la crisis que arrancó en abril aseguran que hubo cubanos durante esas sesiones de maltrato. "Cuba es enemigo de la democracia y los derechos humanos en cualquier parte del continente", proclamó Almagro, que advirtió del "efecto nocivo" cubano en el resto de la región.

La OEA agrupa a todos los países del continente americano. Cuba fue suspendida en los años 60 por su alineamiento con el bloque comunista. En 2009 se levantó la suspensión a la isla, pero su Gobierno nunca pidió la reactivación de la membresía, por lo que ningún representante cubano se sienta en el consejo permanente de la OEA, que funciona así con 34 embajadores en vez de 35.

"Los derechos del pueblo cubano a la democracia son iguales a los derechos de cualquier ciudadano de las Américas", dijo Almagro este viernes.