Los niveles de homicidio en América Central se han mantenido "estables" desde marzo hasta mediados de abril a pesar de la pandemia del coronavirus, según ha revelado un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

El informe, que analiza las repercusiones de la pandemia de la Covid-19, menciona específicamente a Honduras y México, pero ha destacado que los homicidios han disminuido "ligeramente" en Guatemala.

"Para actuar eficazmente necesitamos guiarnos por datos fidedignos. La evaluación de los múltiples impactos de la Covid-19 es un elemento clave para la recuperación que el mundo necesita", ha explicado el director ejecutivo de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, Ghada Waly.

Por el contrario, los datos sobre las tendencias de homicidios recopilados por la oficina de Naciones Unidas también señalan que, en el mismo período de tiempo, se ha producido una "drástica" reducción de la violencia en las naciones con bajos índices de homicidios.

Así, en Europa occidental y en Estados Unidos, los datos indican que se ha producido una "fuerte disminución" de la mortalidad causada por actos violentos, además de que las estrictas medidas de aislamiento adoptadas en la gran mayoría de los países para frenar el avance de la pandemia han ocasionado una "fuerte" caída de los niveles de homicidio.

En este sentido, la oficina de Naciones Unidas ha destacado el caso de Italia, cuyo "férreo régimen de confinamiento" ha dado lugar a "una fuerte disminución" de los niveles de homicidio.

Por ello, el estudio detalla que un "estricto régimen de aplicación de las normas" y un "alto nivel de control social", además de la aplicación de medidas de asistencia social, pueden contribuir a reducir la violencia.

El informe también se ha ocupado de la violencia cometida en el hogar, pero la ONU ha matizado que esta es una de las formas de violencia que más difícil es de cuantificar.

En este contexto, han mostrado que, mientras en algunos países se ha observado una disminución de los asesinatos machistas, en varios otros han aumentado las solicitudes de apoyo a las líneas telefónicas de ayuda o a los centros de servicios que protegen a las víctimas de estas violencias.

Por último, en referencia a las drogas, el informe ha remarcado que el impacto de la Covid-19 en el comercio de las mismas se ha dejado sentir en el tráfico internacional de heroína, que se transporta principalmente por tierra, y se ha interrumpido en mayor medida que el tráfico de cocaína, que depende de rutas marítimas.