El directorio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) ha aprobado un total de US$3.430 millones para proyectos en diferentes países de América Latina que impulsen el desarrollo de la región y la reactivación económica.

Según ha informado el organismo en un comunicado, de la cantidad total se ha dado el visto bueno a US$2.230 millones para iniciativas en Argentina, Costa Rica y Perú.

En concreto, en Argentina se han aprobado US$544 millones en tres préstamos. El primero, de US$244 millones, buscará impulsar la conectividad digital en zonas de difícil acceso en el territorio argentino. El segundo préstamo consta de US$100 millones destinados al programa de inclusión digital y transformación educativa 'Santa Fe + Conectada'.

Por último, el tercer préstamo dispone US$200 millones para el programa de desarrollo de infraestructura municipal etapa 1.

En el caso de Costa Rica, se han aprobado US$500 millones para el programa de apoyo a la emergencia generada por la pandemia.

En Ecuador, la institución ha aprobado dos préstamos que ascienden a un total de US$462 millones. El primero, de US$242 millones, para el programa de desarrollo de infraestructuras logísticas especializadas en la modernización del transporte multimodal; y un segundo financiamiento de US$220 millones para un programa de inversión y apoyo a los gobiernos autónomos.

De su lado, Perú recibirá dos operaciones por un valor de US$724 millones. La primera constará de US$350 millones y contribuirá a la ejecución de recursos públicos para mitigar el impacto de la crisis; mientras que la segunda ascenderá a US$374 millones para el programa de infraestructura vial para la competitividad regional.

Los restantes US$1.200 millones se han destinado a una nueva facilidad anticíclica regional para empresas prestadoras de servicios públicos de energía eléctrica, gas y agua para atender las necesidades de liquidez derivadas de la pandemia.

Durante la reunión de la institución también se ha aprobado la incorporación de México como miembro pleno, así como el inicio de consultas para un nuevo proceso de refuerzo patrimonial, que tiene intención de ofrecer a los países accionistas de CAF un mayor acceso al crédito.

"Esta acción permitirá a la institución desempeñar un papel anticíclico aún más importante sin afectar su capacidad de seguir proporcionando financiamiento de largo plazo para proyectos de inversión que promuevan el desarrollo sostenible, la inclusión social y la integración regional", ha destacado el comunicado remitido por CAF.

El presidente ejecutivo del banco de desarrollo, Luis Carranza, ha puesto de relieve la posición de CAF en el continente latinoamericano, donde "es un socio incondicional del desarrollo de América Latina" a través de diferentes operaciones de financiamiento para socorrer a los países en el marco de la pandemia.