Sao Paulo. Una sorprendente inversión de US$1.900 millones de Delta Air Lines en LATAM Airlines Group, probablemente dispare la competencia en Sudamérica, ya que la aerolínea estadounidense más débil de la región se une al jugador más fuerte.

Delta, con sede en Atlanta, había luchado durante mucho tiempo para obtener una mejor posición en el mercado latinoamericano, quedó rezagada tras a United Airlines y American Airlines, cuya asociación de larga data con LATAM les dio una ventaja cómoda.

El negocio con Delta separó a la pareja reinante.

La dominación en América Latina, un mercado de viajes aéreos que se espera que se duplique en la próxima década, ha sido muy disputada por las tres principales aerolíneas estadounidenses por una buena razón. Ocho de cada 10 pasajeros en Latinoamérica que viajan fuera de la región se dirigen a Norteamérica, según el grupo industrial ALTA.

Luego de su ruptura con LATAM, con sede en Chile, el mes pasado, American Airlines anunció rápidamente nuevos vuelos el próximo año desde Miami a Chile y Perú, destinos donde los dos habían estado coordinando sus rutas con aprobación regulatoria.

La dominación en A. Latina, ha sido muy disputada por las tres principales aerolíneas estadounidenses por una buena razón. Ocho de cada 10 pasajeros en Latinoamérica que viajan fuera de la región se dirigen a Norteamérica, según el grupo industrial ALTA.

"Esto muestra que la asociación (estadounidense-LATAM) finalmente terminó socavando el suministro", dijo Carlos Ozores, director de la consultora ICF. "No hubo competencia porque estos eran dos transportistas que coordinaban sus tarifas y funcionaban como uno solo".

American dijo que había "ampliado las rutas y bajado los precios" como resultado de su coordinación con LATAM en Chile y Perú.

La fuerza combinada de LATAM y American finalmente condenó su asociación, ya que el máximo tribunal de Chile dictaminó en mayo que no podían ampliar su cooperación para viajar a Estados Unidos.

Por el contrario, la debilidad histórica de Delta en la región se ha convertido en una clara ventaja, lo que le permite superar a los competidores sin enfrentar tanto escrutinio regulatorio.

"American y LATAM tuvieron una serie de superposiciones que crearon problemas", dijo Peter Carter, director legal de Delta, a los inversores el mes pasado. "Y simplemente no tenemos eso aquí".

LATAM declinó hacer comentarios.

American dijo en un comunicado que "sigue siendo el mayor operador de EE.UU. para América Latina y esperamos competir y crecer en esta región del mundo".

 

American también anunció un vuelo diario adicional desde Miami a Sao Paulo a partir de 2020, un mercado donde no tenía el nivel de coordinación como en Chile o Perú. Esto creará una competencia más dura, especialmente en Miami, un centro tanto para LATAM como para American y un destino principal para los latinoamericanos.

"Es un movimiento muy arriesgado porque Delta no es muy fuerte en Miami y American es muy fuerte allí", dijo Luis Felipe Oliveira, director ejecutivo de ALTA.

Más allá de Brasil. Delta ha trabajado durante gran parte de la última década para mejorar su posición en América Latina, invirtiendo en Gol Linhas Aereas  de Brasil en 2011 y en Grupo Aeroméxico el año siguiente. En 2016, hizo una oferta por Avianca Holdings de Colombia, pero fue rechazada a favor de United.

En los últimos años, Delta se ha visto frustrado por la asociación con Gol, que hizo poco por su impulso sudamericano más allá de Brasil. LATAM y Avianca tienen ambiciones regionales más amplias, invirtiendo en aerolíneas nacionales fuera de sus mercados de origen.

"Entonces, el pensamiento natural es que produce un rendimiento por debajo de su promedio", dijo Glen Hauenstein, presidente de Delta, a los inversores el mes pasado con respecto a la estrategia regional anterior.

Delta está en el proceso de vender su participación en Gol y redoblar esfuerzos en Colombia, Chile y Perú, que representan un 45% combinado de los viajes sudamericanos a Estados Unidos, en comparación con solo el 29% de Brasil.

Se espera que el tráfico aéreo en cada uno de los tres países se triplique entre 2020 y 2040, según un pronóstico preparado por CAF, el banco de desarrollo latinoamericano propiedad de los países de la región.

 

Colombia incluso rivaliza con Brasil para viajar a Estados Unidos. El año pasado, 3 millones de viajeros volaron entre Brasil y Norteamérica, en comparación con 2,7 millones que volaron desde Colombia a EE.UU., según el grupo industrial mundial IATA. También se espera que Colombia, que tiene una cuarta parte de la población de Brasil, haga crecer su economía más rápidamente que su vecino más grande.

"El principal mercado en el que queremos estar es Colombia", dijo Hauenstein de Delta.

LATAM ya está haciendo movimientos ambiciosos allí. En mayo, anunció una inversión de US$300 millones en Colombia dirigida a desafiar al líder del mercado Avianca, que se ha aliado con United y Copa Holdings en su propio juego regional.

Delta espera llegar a tiempo para cosechar los beneficios del trabajo preliminar de LATAM.