Ciudad de México. La industria petrolera y de gas tiene buenas perspectivas en América Latina, con excepción de México, en donde prevalece la incertidumbre en torno a su entorno regulatorio, consideró este martes la calificadora Moody´s Investors Service.

En un reporte especial, la agencia indicó que las expectativas son positivas para Brasil, y estables para Colombia y Argentina, en un entorno que favorecerá los volúmenes de venta y las inversiones del sector en la mayor parte de la región.

"El entorno económico y regulatorio respaldará los resultados operativos en América Latina, pese a las diferencias entre las compañías petroleras nacionales, principalmente estatales, y los países en los que operan", indicó la vicepresidenta sénior de Moody´s, Nymia Almeida.

De acuerdo con estimaciones de la calificadora, el flujo operativo de las empresas involucradas en la industria de petróleo y gas en América Latina podría crecer en un 9% en el 2020, apoyado en precios relativamente fijos, una producción estable y eficiencias operativas.

"El entorno económico y regulatorio respaldará los resultados operativos en América Latina, pese a las diferencias entre las compañías petroleras nacionales, principalmente estatales, y los países en los que operan", indicó la vicepresidenta sénior de Moody´s, Nymia Almeida.

En lo que respecta a Brasil, Moody´s consideró que el aumento de la productividad en yacimientos de petróleo de presal, en aguas muy profundas, y la estabilidad de los precios respaldarán la generación de efectivo en toda la cadena de producción, incluida la refinación de petróleo.

No obstante, en el caso de México, el entorno operativo es negativo debido a la incertidumbre que rodea su regulación y a la débil posición de liquidez de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), indicó la agencia.

"Las compañías petroleras locales que prestan servicios auxiliares a la industria del petróleo y el gas podrían beneficiarse de nuevas oportunidades de negocio, siempre que Pemex pueda aumentar sus gastos de capital en exploración y producción, según lo previsto", indicó el reporte.

Moody´s, junto a otras calificadoras de riesgo, han advertido que la nota crediticia de México podría reducirse debido a los problemas de deuda que enfrenta Pemex.

En febrero, la administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador, anunció una inyección de 107.000 millones de pesos (más de US$5.000 millones) para aliviar la carga fiscal de la empresa este año.