Compañías latinoamericanas en los sectores de aerolíneas y alojamiento, y aquellas con liquidez débil, son los más expuestos a un choque en la demanda y en los mercados de capitales derivados del brote de coronavirus, dice Moody's Investors Service en un nuevo informe.

"Una menor actividad económica en China afectará el crecimiento latinoamericano, con interrupciones en las cadenas de suministro, exportaciones y productos básicos", señala la vicepresidente de la calificadora, Carolina Chimenti.

"Un retroceso sostenido en consumo global y local, junto con cierres extendidos de empresas, perjudicaría las ganancias corporativas en la región, causando despidos", agrega.

En cuanto al sector minero, el informe de Moody´s señala que tiene una exposición moderada basada en la calidad crediticia generalmente sólida de compañías como Southern Copper y Vale, pero las empresas con liquidez débil enfrentan un mayor riesgo.

Cuanto más demoren los hogares y las empresas en volver a la normalidad, mayor será el impacto económico, advierte el informe. De todos los sectores, el de líneas aéreas y los segmentos de hospedaje son los más vulnerables por el exceso capacidad y una menor demanda.

En tanto, los productores de petróleo y las compañías de refinación tienen una exposición limitada a la interrupción del coronavirus de las cadenas de suministro, pero se verá afectada por la mayor volatilidad de los precios y la caída del petróleo y el gas natural.

Aunque la mayoría de las compañías de petróleo y gas en la región pueden contar en apoyo del gobierno, la estatal mexicana PEMEX es la más vulnerable a los bajos precios, toda vez que exporta alrededor del 30% de su crudo, mientras que Petrobras de Brasil y la colombiana Ecopetrol tienen estructuras de capital más fuertes y máyor liquidez.

En cuanto al sector minero, el informe de Moody´s señala que tiene una exposición moderada basada en la calidad crediticia generalmente sólida de compañías como Southern Copper y Vale, pero las empresas con liquidez débil enfrentan un mayor riesgo.

De Brasil, el sector del acero tiene una exposición general moderada al brote, con precios internacionales del acero más bajos derivados del debilitamiento económico de China.

Mientras, el sector protéico de Brasil enfrenta estrés a corto plazo en el consumo y exportaciones, pero ganancias de las ventas minoristas de alimentos congelados y listos para comer, así com una mayor demanda a largo plazo de los mercados internacionales, particularmente de Asia.