Tegucigalpa. Los presidentes de Honduras y de Guatemala, Juan Orlando Hernández y Jimmy Morales, respectivamente, coincidieron en que se debe investigar y condenar a las personas que organizan las caravanas de migrantes que viajan a Estados Unidos.

En una reunión celebrada este lunes en Tegucigalpa, capital hondureña, ambos mandatarios enfatizaron que los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) junto con México y Estados Unidos deben darle prioridad a investigar quiénes están organizando estas caravanas irregulares para aplicarles la ley.

El mandatario guatemalteco aseguró que "hemos sido solidarios con los hermanos que van en esa caravana irregular, pero es necesario que condenemos a los que organizan este tipo de migración en estas condiciones inhumanas".

Además, aseveró que "necesitamos investigar y descubrir quiénes son los que han organizado esto que atenta la vida de los seres humanos, a fin de aplicarles las penas que correspondan según las leyes nacionales e internacionales".

El presidente hondureño dijo que "hemos tratado el tema del retorno seguro de nuestros compatriotas migrantes, quienes fueron engañados para que iniciaran esa travesía irregular, organizada con fines políticos".

En la reunión celebrada en la Casa de Gobierno de Honduras también estuvieron presente las primeras damas de ambos países: Ana García de Hernández, de Honduras; e Hilda Patricia Marroquín de Morales, de Guatemala.

En la reunión también participaron las ministras de Relaciones Exteriores, María Dolores Agüero, de Honduras, y Sandra Jovel Polanco, de Guatemala, entre otros funcionarios.

Por su parte, el presidente hondureño dijo que "hemos tratado el tema del retorno seguro de nuestros compatriotas migrantes, quienes fueron engañados para que iniciaran esa travesía irregular, organizada con fines políticos".

Aseguró que para los próximos tres años se tiene un plan de inversión millonaria en infraestructura, además de un plan de apoyo para la micro y pequeña empresa, con el fin de generar más empleos.

Asimismo, Hernández agradeció a Morales por haberles proporcionado albergue y ayuda humanitaria a los hondureños mientras estuvieron en el territorio guatemalteco.

"Los países centroamericanos hemos sido siempre territorio de tránsito para miles de migrantes de todo el mundo", indicó el mandatario hondureño.

"Desde el año 2014 hemos venido viendo una baja en los flujos migratorios en nuestro país, a excepción de este 2018, por eso estamos enfocándonos en mejorar la seguridad y el desarrollo de nuestros pueblos", dijo Hernández.

El pasado 13 de octubre, desde la norteña ciudad hondureña de San Pedro Sula partió una caravana integrada por unas 1.200 personas rumbo a Estados Unidos.

Durante su travesía por El Salvador y Guatemala se unieron más migrantes hasta alcanzar cerca de 7.000 personas, muchas de la cuales pidieron asilo en México y otros siguen su camino a la frontera estadounidense.

Por su parte, el presidente estadounidense Donald Trump advirtió sobre una "invasión" de ilegales, y ha amenazado con deportarlos y cortar ayuda económica a Honduras, Guatemala y El Salvador.